Por: Óscar Rodríguez 13 junio, 2013

Los impuestos a los combustibles, a la propiedad y sobre la renta impulsaron la recaudación del Gobierno en el acumulado a mayo, anunció ayer Édgar Ayales, ministro de Hacienda.

Según las cifras de la entidad, los ingresos totales aumentaron un 9,7% durante los primeros cinco meses del año, frente al mismo periodo del 2012. Mientras que en ese mismo plazo pero del 2012 frente al 2011, crecieron un 12,9%.

Un retroceso en la importación de vehículos, durante los primeros cinco meses del año, fue la principal razón de la desaceleración tributaria, dijo Ayales.

En cuanto al gasto, creció un 13,1% hasta mayo, comparado con el mismo periodo del año anterior. Este rubro tuvo un incremento si se analiza frente al mismo periodo del 2012 versus 2011, cuando creció un 7,8%.

“El pago de los intereses de deuda y la inversiones son la razón del aumento”, dijo Ayales. El Gobierno destinó ¢123.269 millones, principalmente, para vías e infraestructura educativa. Las cuentas cerraron con un déficit de 2,08% del producto interno bruto acumulado a mayo, frente al 1,88% un año atrás.