20 febrero, 2013

Carolina del Sur. AP Los colibríes de garganta roja comenzaron a migrar hacia América del Norte con semanas de anticipación, fenómeno que podría deberse a un aumento de las temperaturas en los hábitats donde pasan el invierno.

La llegada adelantada podría redundar en menos alimento durante la temporada de anidación de estas aves pequeñas que comen insectos, ayudan a la polinización de las flores y son populares entre los observadores de aves.

Investigadores de la Universidad Clemson, la Universidad Taylor y la Universidad de Nebraska difundieron en enero un artículo sobre la emigración de los colibríes en The Auk , publicación trimestral de la Unión de Ornitólogos de Estados Unidos.

Los colibríes pueden volar cientos de kilómetros por el golfo de México, desde América Central –donde pasan el invierno boreal– hasta América del Norte.

En la investigación, los científicos compararon las estadísticas sobre las primeras llegadas de estas aves desde 1890 a 1969 con las fechas de los últimos 15 años, y se encontró que las aves están llegando a América del Norte con una anticipación de entre 12 y 18 días en contraste con años previos.

Jason Courtier, de la Universidad Taylor, dijo que las estadísticas históricas sobre los colibríes se basan en los estudios de unos 3.000 naturalistas del país que han registrado durante décadas las primeras llegadas de primavera de diversas especies de aves.