Archivo

Ambiente en Costa Rica

Un clásico entre chifrijo y patacones

Actualizado el 22 de abril de 2012 a las 12:00 am

Bares y restaurantes fueron inundados de camisetas azulgranas y merengues

La colonia española en el país disfrutó el juego entre tapas y vino de sus tierras

Archivo

Un clásico entre chifrijo y patacones

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La Avenida Central se inundó de camisetas blancas y azulgranas antes del juego y, poco a poco, los bares y restaurantes se fueron llenando de aficionados que esperaban ansiosamente el clásico español.

Mientras tanto la colonia española jugaba dominó en la Casa España o nadaba en la piscina del Club Campestre Español.

Pero cuando el árbitro dio el pitazo inicial, todos los asientos se llenaron y tanto los ojos de los costarricenses como los de los ibéricos se concentraron en las pantallas planas que ahora no pueden faltar en ningún centro de reunión.

Algunos ticos se aventuraban a predecir resultados, mientras ordenaban una cerveza y unos patacones para observar el juego.

“Uno a cero va a quedar el juego, ganando el Madrid, si ganan o empatan la Liga va a quedar definida”, afirmó Carlos Murillo, en los minutos iniciales del encuentro.

El primer gol de Sami Khedira despertó a los aficionados merengues y silenció a los blaugranas. A pesar de esto, los seguidores del equipo de Messi no perdían la esperanza de que su equipo remontara.

“Vamos a triunfar con dos goles uno del chileno (Alexis Sánchez) y otro de Messi”, aseguró Lorena Ortiz, quien observaba el encuentro en el Club Campestre Español.

La predicción de Ortiz se cumplió solo a medias y los azulgranas solo pudieron celebrar el empate.

El 1-1 puso nerviosos a los fans madrileños, como al aficionado Andrés Mazón que dejo de ver el partido, porque no aguantaba el estrés de ver el final del juego.

“Hemos sufrido muchos años la hegemonía del Barça y le hemos jugado bien hoy (ayer) aunque somos visita”, aseguró el joven Mazón.

Poco después, los gritos de los merengues se oyeron al ponerse en ventaja su equipo. Los madridistas presentes en la Casa España, en La Sabana, saltaron se abrazaron como si estuvieran en el Camp Nou.

Los f ans al Madrid no querían el empate a pesar de que les servía.

“Es el Madrid, siempre tiene que ganar aunque no lo ocupe”, dijo el costarricense Jorge Ortiz.

Las dos aficiones compartieron un grito solamente, cuando la señal de la televisión se fue al 87'.

PUBLICIDAD

Pero al final solo una gritó y celebró. Los vestidos de blanco oyeron el pitazo final y se alzaron de sus asientos con una sonrisa. Sin importar la camiseta, al final los ticos continuaron comiendo su chifrijo y los patacones, y los españoles retornaron a jugar dominó .

  • Comparta este artículo
Archivo

Un clásico entre chifrijo y patacones

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota