27 febrero, 2013

Santiago, Chile. El Mercurio y EFE. Un grupo interdisciplinario de científicos de la Universidad Federal de Los Urales (Rusia) reveló que había descubierto un fragmento de un kilo del meteorito que impactó la ciudad rusa de Cheliábinsk el 15 de febrero pasado.

Se trataría del trozo más grande encontrado hasta el momento, según informó el científico y jefe de la expedición actual que busca estos fragmentos, Viktor Grojovsky.

El experto Grojovsky señaló, además, que durante la expedición se han recuperado más de un centenar de fragmentos del mismo meteorito, todos pequeños, con un diámetro promedio de un centímetro.

“Hemos recorrido una distancia de 50 kilómetros siguiendo la trayectoria (del meteorito)”.

Sin embargo, los científicos agregaron que todavía esperan encontrar la parte central del meteorito, que habría pesado entre 200 y 500 kilos.

A pesar de los temores desatados por los últimos acontecimientos, la NASA continúa afirmando que “no hay ningún objeto de más tamaño de un kilómetro que pueda impactar en la Tierra en los próximos cientos de años ” , dijo Lindsey Johnson, director del Proyecto sobre Objetos Cercanos a la Tierra.

Etiquetado como: