Christian Hernández, jefe a. í. colocación de valores de CCSS

Por: Óscar Rodríguez 4 marzo, 2013

Las inversiones del IVM son históricamente en el Gobierno. ¿Por qué ocurre así?

Los bonos del Gobierno son emisiones robustas de hasta ¢250.000 millones, con plazos mayores de 12 meses, y con rendimientos altos. Dichos títulos se convierten en los más atractivos del mercado financiero local. Las emisiones privadas son casi siempre por montos menores a los ¢5.000 millones, de los cuales el régimen solo puede adquirir un 20%. Asimismo, los emisores privados hacen ofertas a fondos pequeños en comparación con el IVM.

¿Por qué hay poca diversificación?

El mercado local es poco desarrollado y profundo. A pesar de que existe la voluntad, no existen ni la cantidad ni la diversidad de títulos valores necesarios. Los altos volúmenes de nuestros vencimientos dificultan enormemente el llevar a cabo un plan de diversificación gradual y técnicamente razonable. Por eso es necesario adquirir bonos del Ministerio de Hacienda y del Banco Central.

¿Cuánto tienen invertido fuera del Gobierno?

Al 31 de diciembre del 2012, representaba el 6,69% de la cartera total de las inversiones del IVM. Es decir, ¢105.219 millones, principalmente en bancos privados, mutuales de ahorro y créditos hipotecarios.

¿Cómo determinan las inversiones?

Cada emisor cuenta con un análisis de parte del área de riesgo que da un criterio sobre si conviene o no una inversión. Luego pasa a la Dirección de Inversiones, que decide. Nuestro fin es garantizar rentabilidad, seguridad y liquidez.