Por: Rónald Moya 22 diciembre, 2012
 El fallo fue dictado por el Tribual de Pavas-Hatillo. | ARCHIVO.
El fallo fue dictado por el Tribual de Pavas-Hatillo. | ARCHIVO.

El Tribunal Penal de Pavas-Hatillo condenó a un hombre de apellidos Pescod Hernández a 36 años de cárcel por cuatro delitos de violación cometidos en perjuicio de varias mujeres.

Pescod era chofer del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) .

Las víctimas fueron jóvenes, tres de ellas menores de edad, que relataron que habían sido abordadas por un sujeto que viajaba en un automóvil del AyA.

Las víctimas coincidieron en señalar que el hombre se aproximaba para pedirles información sobre alguna dirección, momento que aprovechaba para amenazarlas con un arma de fuego.

De inmediato, el sujeto las obligaba a subir al vehículo oficial.

Luego, comenzaba a hacer un recorrido por diversos lugares hasta encontrar un sitio alejado y desolado donde las violaba.

Tres de las víctimas eran vecinas de Pavas, una de la Ciudadela 15 de Setiembre y otra de San Cayetano, todas de San José.

Los hechos delictivos se produjeron entre marzo y agosto del año 2008, durante el día, cuando el imputado se encontraba en su jornada laboral.

De acuerdo con la sentencia, las víctimas fueron abordadas con arma de fuego, con el fin de perpetrar los delitos.

Los hechos, según el razonamiento de los jueces, fueron cometidos cuando el imputado utilizaba un vehículo de su jefe.

Durante la lectura de la sentencia, los jueces declararon también con lugar una acción civil resarcitoria y le dictaron prisión preventiva de seis meses mientras queda en firme la sentencia. No trascendió el monto de la acción civil.

Etiquetado como: