Por: Irene Vizcaíno 16 junio, 2012

La CCSS tomará por seis meses el control del Centro Nacional de Citologías, encargado de examinar todos los papanicoláus que se realizan las aseguradas del país para detectar o descartar el cáncer de cérvix.

La decisión de la Junta Directiva de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) se tomó el jueves pasado, luego de que la Auditoría Interna detectara baja productividad y posibles incumplimientos de jornada.

“La producción que están sacando en el laboratorio no corresponde a la cantidad de personal, y hay un incumplimiento de los horarios. Por ejemplo, la Auditoría evidenció una hora y media tardía de ingreso, en algunos funcionarios”, aseveró Ileana Balmaceda, presidenta ejecutiva de la institución.

Mientras se realiza la intervención, la Caja mantendrá separado del cargo y con goce de salario al director del Centro, Rodrigo Álvarez, lo mismo que al administrador.

Ayer, se intentó consultar a Álvarez, pero no atendió llamadas. En su lugar, el médico Daniel González Ramírez asumirá la dirección temporalmente.

Los problemas del Centro Nacional de Citologías salieron a la luz en marzo, por una denuncia de la Unión Nacional de Empleados de la Caja (Undeca).

Según Undeca,en esa época había 180.000 pruebas en espera de resultados, los cuales tardaban hasta dos años en salir.

En ese entonces, Rodrigo Álvarez atribuyó el problema a que solo contaban con 30 técnicos para examinar las 4.0000 pruebas que les llegaban al día. Alegó que la capacidad real de la oficina era de 1.200 diarias.

La incidencia de cáncer de cérvix en el país es de 26 casos por cada 100.000 mujeres. La mortalidad es de de 6 por cada 100.000 féminas.

Etiquetado como: