El miércoles de ceniza abre tiempo de oración y abstinencia, dijo obispo Barrantes

Por: Alberto Barrantes C. 13 febrero, 2013

San José (Redacción). Con una cruz de ceniza sobre su frente, los católicos que asisten hoy a misa reciben el signo de arrepentimiento que marca el inicio de la Cuaresma: cuarenta días de preparación para la Semana Santa.

A las 8 a.m la Catedral Metropolitana recibió la celebración del obispo monseñor Hugo Barrantes, en donde los fieles reconocen, en un acto de fe, sus pecados.

“Es un acto de conversión, que viene desde adentro, mediante la oración, la limosna y el ayuno, que no hay que estar divulgando", manifestó el obispo Barrantes.

A partir de hoy, la Iglesia católica abre paso a un período de penitencia y ayuno, que prepara a los creyentes para el misterio de pasión, muerte y resurrección de Cristo, que se conmemora del 24 al 31 de marzo, en la Semana Mayor.

En los templos, los sacerdotes preparan horarios especiales para confesión y los Via crusis del año de la fe. Los párrocos recomiendan no lavar la ceniza de la frente, sino esperar hasta que desaparezca por sí sola.

Etiquetado como: