Por: Marvin Barquero 15 junio, 2013
 La demanda histórica refiere a la predilección por la playa. | ARCHIVO
La demanda histórica refiere a la predilección por la playa. | ARCHIVO

“Las vacaciones son el respirito de medio año”. Con esa frase, Carolina Gómez, del Departamento de Mercadeo y Ventas del hotel Tioga, en Puntarenas, resumió lo que significa para ellos la llegada de las vacaciones en los centros educativos.

Durante ese periodo, que para centros educativos privados se inicia generalmente en la última semana de junio y para los públicos en la primera de julio, históricamente se eleva mucho la demanda hotelera. Llega generalmente cerca de los niveles de temporada alta, aun cuando el país está en época de lluvias.

Por eso, tradicionalmente, no se mantienen las promociones que los hoteleros dan a los clientes en temporada baja, dijo Flora Ayub, directora ejecutiva de la Cámara Costarricense de Hoteles (CCH).

“Es temporada alta; no es oferta. El medio año salva el periodo hotelero”, comentó Ayub.

No obstante, agregó, cada empresa evalúa las circunstancias de acuerdo con la época y define si hace promociones.

Eso sucede este año. El Tioga, por ejemplo, seguirá con la tarifa de temporada baja de ¢20.000 por persona, con desayuno e impuestos incluidos, detalló Gómez. Aseguró que las fuertes lluvias, diferentes a las de dos años anteriores, han golpeado fuertemente esta vez.