Archivo

Historia

El campeonato del Club Cartaginés de 1923 y la regeneración física

Actualizado el 02 de junio de 2013 a las 12:00 am

En 1923 Un campeonato del equipo de futbol de Cartago suscitó mensajes políticos

Archivo

El campeonato del Club Cartaginés de 1923 y la regeneración física

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En la introducción del  futbol  en  Cartago  a principios del siglo  XX,  desempeñó un papel fundamental el empresario canadiense doctor  Alexander  Pirie. Este organizaba partidos entre los jóvenes  cartagineses, quienes comenzaron a formar equipos en diferentes barrios y localidades. Entre los equipos que sobresalieron figuran el Monte  Líbano, el Combate, los Extranjeros y los Brumosos. El sobrino de  Alexander,  William  Pirie, también   era  conocido como “Willy Pirie”  y  fue nombrado presidente del Club  Sport Cartaginés el 6 de julio de 1906.

La presencia del  futbol  en nuestro país  se deriva del vínculo cultural que Costa Rica estableció con Inglaterra, el eje de comercio mundial del café a mediados del siglo  XIX.

Más tarde, a principios del siglo  XX, los gobernantes costarricenses promovieron la fundación de centros dedicados al  balompié  a fin de lograr un mejoramiento en los aspectos físico, mental y psicológico de la población. A la vez, los clubes de  futbol  podrían servir para desestructurar  los movimientos y las luchas sociales que los sectores  trabajadores  comenzaban a impulsar.

Premiación al Cartaginés. En 1923, el Club  Sport Cartaginés ganó el campeonato nacional de  futbol, pero la copa respectiva se le entregó solo tiempo después, en la noche del 19 de mayo de 1924 en el Edificio Metálico. El acto fue organizado por la Liga Nacional de  Futbol, lo amenizó una orquesta y contó con una muy buena concurrencia.

A la ceremonia asistió el presidente de la República, Ricardo  Jiménez  Oreamuno, quien llegó a las 8 p. m. Como presidente de la directiva saliente, José María Pinaud  pronunció un breve discurso.

Acto seguido, los campeones subieron al escenario, donde el presidente  Jiménez entregó la copa El Siglo Nuevo al capitán del equipo, Antonio Bianchini.

Don Ricardo colocó en el pecho las medallas a los siguientes jugadores: Antonio  Bianchini, Jesús Arias,  Abel Aguilar, Ramón  Aguilar, Lorenzo Arias, Mario  Carazo,  Ovidio Cordero, Bernardo  Ramírez, Ricardo Campos,  Reinaldo  Coto y José  Crocheri. Todos eran miembros de los sectores trabajadores. Luego de la  premiación, Antonio  Bianchini  pronunció un discurso en el que resaltó: “El  deportismo  debe permanecer siempre unido en completa amistad”.

Don Ricardo y la temperancia. Entre lo más destacado del discurso del presidente  Jiménez  se encuentra el siguiente pasaje:

PUBLICIDAD

“Esta copa que ahora recibís no es como las otras copas. Precisamente vosotros, los deportistas, alejáis a la juventud de la copa que se toma en las cantinas. Ustedes, con los deportistas, hacen que el país se conozca más, y cultivan con eso sentimientos de amistad”.

Jiménez  agregó: “Los juegos al aire libre forman buenos ciudadanos, hombres de pensamiento preciso que van al fondo de las cosas, y esta virtud la llevan a la vida. A ustedes siempre se los encontrará en el camino de la rectitud y de la precisión para pensar y hacer las cosas”. Cabe destacar que Ricardo  Jiménez  aprobó en 1925 una ley que permitía la enseñanza, en los centros escolares, de los efectos nocivos del consumo del alcohol.

Joaquín García Monge y el deporte. Posteriormente, Joaquín  García  Monge  tomó la palabra. Él señaló que el deporte ayudaba mucho a la vida espiritual del país, pero que las asociaciones deportivas no apoyaban como debían la enseñanza espiritual entre los obreros y campesinos.

Según  García  Monge, “el deporte no debía ser solo un espectáculo público, sino que las asociaciones deportivas debían contribuir también a la cultura general del país”.

Para don Joaquín, el deporte debía ser un centro de mutua amistad, pero también tenía que ser un centro de opinión. Puntualizó que el deporte es uno de los factores de adelanto para el pueblo pues, además del espectáculo público, lleva la audición musical, la lectura y la conferencia a los clubes. Don Joaquín expresó su apoyo a la  modelación  de las costumbres de los costarricenses.

Al final de su discurso,  García  Monge  indicó: “La presencia de don Ricardo en esta ocasión, en esta humilde velada, será un estímulo para el  deportismo; su presencia en las partidas de  football  será estímulo general”.

En un acto de camaradería, el Club  Sport  Herediano envió un telegrama en el que manifestó su adhesión a esta fiesta deportiva. Como a las 9:30 p. m. concluyó la actividad deportiva.

El autor es historiador y especialista en historia c|1ultural centroamericana. Trabaja en el Centro de Investigación y Conservación  del Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura.

  • Comparta este artículo
Archivo

El campeonato del Club Cartaginés de 1923 y la regeneración física

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota