Por: Esteban Oviedo 31 marzo, 2013

El apoyo de los costarricenses a un Estado sin religión oficial creció por tercera vez consecutiva en solo 18 meses.

De acuerdo con la última encuesta de Unimer para La Nación , elaborada en febrero, hoy casi la mitad de los ciudadanos se declara a favor de un Estado laico.

En un país donde la religión católica es la oficial desde el siglo XIX, ya alcanzó un 47% el grupo de personas que apoya la separación entre el Estado y la Iglesia.

En octubre del 2011, esa posición la defendía un 41% y, en julio del 2012, la cifra subió a un 44%.

De forma paralela, se reduce el grupo que se declara en contra del Estado laico. Este pasó de un 27% a un 23% en menos de dos años.

Además, cada vez hay menos personas indiferentes hacia el tema.

Para eliminar la religión oficial del Estado costarricense, se requeriría de una reforma constitucional. Sin embargo, en el Congreso, un proyecto para separar el Estado de la Iglesia no ha dado ni el primer paso en el trámite legislativo.

Se trata de una iniciativa para declarar en la Constitución un Estado neutral en materia religiosa.

Hoy, los católicos representan el 57% de la población, aunque esa cifra se redujo considerablemente en los últimos años pues, en 1999, el catolicismo abarcaba al 73% de los habitantes.

Los evangélicos, en tanto, subieron del 6% al 12% en el mismo periodo. Además, hoy, un 21% dice no tener creencia alguna.