Archivo

La tribuna del idioma

El burro flautista y otros asnos

Actualizado el 07 de abril de 2013 a las 12:00 am

Archivo

El burro flautista y otros asnos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El DRAE define así el vocablo asno (y sus respectivos sinónimos –borrico, burro, jumento, pollino...– : 1. m. Animal solípedo, como de metro y medio de altura, de color, por lo común, ceniciento, con las orejas largas y la extremidad de la cola poblada de cerdas. Es muy sufrido y se le emplea como caballería y como bestia de carga y a veces también de tiro. 2. m. Persona ruda y de muy poco entendimiento.

En la literatura castellana encontramos al menos tres asnos famosos:

1. Rucio, propiedad de Sancho Panza, escudero fiel de don Quijote, en la obra cumbre de Miguel de Cervantes Saavedra.

2. El burro Platero , de la narración lírica de Juan Ramón Jiménez, Platero y yo , que recrea la vida y muerte de este animal, dedicado «a la memoria de Aguedilla, la pobre loca de la calle del Sol que me mandaba moras y claveles». Es muy célebre el primer párrafo de la obra: Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro. Lo dejo suelto y se va al prado y acaricia tibiamente, rozándolas apenas, las florecillas rosas, celestes y gualdas... Lo llamo dulcemente: ¿Platero?, y viene a mí con un trotecillo alegre, que parece que se ríe, en no sé qué cascabeleo ideal...

3. El Burro Flautista, de Tomás de Iriarte, célebre fábula de versos hexasílabos:

Esta fabulilla,

salga bien o mal,

me ha ocurrido ahora

por casualidad.

Cerca de unos prados

que hay en mi lugar,

pasaba un borrico

por casualidad.

Una flauta en ellos

halló, que un zagal

se dejó olvidada

por casualidad.

Acercóse a olerla

el dicho animal,

y dio un resoplido

por casualidad.

En la flauta el aire

se hubo de colar,

y sonó la flauta

por casualidad.

«iOh!», dijo el borrico,

«¡qué bien sé tocar!

¡y dirán que es mala

la música asnal!»

Sin regla del arte,

borriquitos hay

que una vez aciertan

por casualidad.

  • Comparta este artículo
Archivo

El burro flautista y otros asnos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota