Archivo

El bravo pueblo despierta

Actualizado el 02 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Archivo

El bravo pueblo despierta

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Hay realidades que uno solamente percibe al observarlas de cerca. Me ocurrió cuando, luego de vivir casi veinte años en París, decidí regresar a Colombia y ver en sus ámbitos más remotos –Caquetá, Guaviare, Vichada, Arauca, Sur de Bolívar, Urabá y otros– lo que allí se estaba viviendo. Descubrí entonces una realidad estremecedora que la refinada Bogotá de cócteles, inauguraciones, foros y seminarios suele ignorar.

Algo parecido me acaba de ocurrir al ver de cerca, tras una breve visita a Caracas, cómo vive Venezuela la campaña electoral que culmina en las elecciones del próximo 7 de octubre. No es lo que imaginábamos. O mejor, lo que yo mismo había percibido meses atrás. Entonces, Chávez parecía invencible. Tenía todo en sus manos para asegurar una nueva reelección. Todas las esperanzas de la oposición radicaban en su frágil estado de salud. De resto, uno veía en la opinión adversa a su régimen una amarga resignación. El miedo acallaba protestas.

Pues bien, basta llegar a Caracas para darse cuenta de que la realidad que hoy vive Venezuela es otra. El descontento general ha revertido las tendencias. Después de haber recorrido dos veces el país hasta los más remotos caseríos y de haber presidido en Caracas multitudinarias marchas, Capriles Radonski ha logrado desterrar el miedo y convertirlo ahora en alegría, entusiasmo y decisión. Cuanta persona uno encuentra habla a favor suyo. Afiches con su imagen cuelgan de todos los postes de la ciudad. Jóvenes estudiantes reparten en las calles sus hojas de propaganda. Los barrios populares, como Catia o el 23 de Enero, ya no son terreno vedado para el candidato de la oposición.

No sucede lo mismo con el Chávez candidato. Si bien dóciles seguidores suyos acuden a sus mítines con franelas y gorras rojas, uno no percibe en ellos espontaneidad alguna. Se siente que cumplen más bien con una obligación remunerada. Y, cosa realmente triste, en las palabras de Chávez se advierte algo parecido a un toque de despedida. Su enfermedad ya no es el tema alrededor del cual giran todas las expectativas del país.

Detrás de esta nueva situación no está solo el carisma evidente de Capriles y la esperanza que representa, sino, sobre todo, el descontento que hoy provocan catorce años de desastres. Son visibles. Por ejemplo, la inseguridad: 19.300 asesinatos se registraron el año pasado. Caracas es la ciudad más violenta e insegura del continente. Cualquier conductor corre el riesgo de que al lado de su vehículo se detengan dos motorizados y golpeen el vidrio con sus pistolas exigiéndole la entrega de su celular.

PUBLICIDAD

Otros problemas alarmantes: el despilfarro de los recursos nacionales por cuenta de un presidente manirroto; también la corrupción, la incompetencia estatal, el deterioro de las vías y, sobre todo, el empobrecimiento. Como bien lo anota Carlos Alberto Montaner, aunque los salarios, por obra y gracia de la demagogia populista, aumentaron un 571% en los últimos once años, los precios subieron un 733%. Al mismo tiempo, la escasez de productos básicos provoca en uno desconcierto. En todo el barrio de Las Mercedes –donde me encontraba alojado– no se consigue un huevo. Es un artículo tan exótico como el caviar.

Sí, la necesidad de un cambio se hace sentir como nunca en Venezuela. Trampas pueden presentarse para desconocer el muy probable triunfo de Capriles. Chávez ha puesto toda suerte de cerrojos en el sistema electoral, hasta el punto de obtener que el CNE (Consejo Nacional Electoral) se niegue a recibir observadores internacionales. Pero no será fácil que una oposición en plena efervescencia, como lo he visto, acepte un fraude oficial con mansedumbre.

El bravo pueblo está despertando.

  • Comparta este artículo
Archivo

El bravo pueblo despierta

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota