Por: Diego Bosque 19 septiembre, 2014

El Banco Hipotecario de la Vivienda (Banhvi) pidió la devolución de una casa de interés social entregada a una persona que no calificaba para dicha ayuda.

La vivienda fue dada a Luis Froilán Salazar Ramírez, quien tiene a su nombre un crédito hipotecario por ¢29 millones.

La orden de devolución consta en el oficio DF-OF-0906-2014.

El inmueble en cuestión está ubicado en la urbanización Villa Paola, en Guararí de Heredia.

El beneficiario es hijo de Luis Froilán Salazar González, dirigente comunal que promovió el proyecto de Villa Paola.

Salazar González y tres de sus hijos recibieron casas en dicho proyecto habitacional, construido por el INVU en el 2009.

Según la auditoría interna del Banhvi, Salazar Ramírez adquirió el crédito ante el Fondo de Retiro, Ahorro y Préstamo de la Empresa de Servicios Públicos de Heredia (ESPH), ya que trabaja para esa compañía.

De acuerdo con el Registro Nacional, por el préstamo responde la finca 4-00214578, localizada en Concepción de San Rafael, Heredia. La hipoteca se inició en marzo de este año y tiene un plazo de 20 años, lo que representa 240 cuotas mensuales de ¢209.110.

La Nación intentó conocer la versión de Salazar Ramírez, pero nos dijo que solo su papá hablaría del tema.

Por su parte, Salazar González, padre del beneficiario, dijo que la devolución no procede porque el préstamo fue gestionado después de la entrega de la vivienda.

“¿La solución es que reintegre los ¢29 millones? ¿Así si tiene acceso al bono de vivienda? Si me dicen que el problema es ese, vemos qué hacemos y devolvemos el dinero”, argumentó Salazar González.

Sonia Montero, presidenta ejecutiva del INVU, manifestó que aun así procede la devolución del inmueble.

“En este caso el bono no está entregado de manera definitiva; lo que hay es un permiso para habitar la casa mientras se titula la propiedad, pero en vista de esta denuncia todo cambia”, declaró Montero.

Etiquetado como: