Por: Patricia Leitón 6 septiembre, 2012

La mayoría de bancos con agencias en puntos afectados por el terremoto las cerraron ayer como medida de prevención.

El Banco de Costa Rica informó de que las oficinas de Belén de Carrillo, Nicoya, Nosara y Malpaís permanecerán cerradas hasta nuevo aviso; el Nacional cerró sus oficinas en Santa Cruz, Playas del Coco, Flamingo, Nicoya, Puntarenas, Sámara y Puerto Jiménez por no tener fluido eléctrico. Bancrédito hizo lo mismo en las de Liberia y Puntarenas.

El Banco Popular cerró las de Nicoya, Santa Cruz, Paquera, Nosara, Jicaral, Huacas, Puntarenas, Jacó, San Ramón, Palmares, Naranjo y San Pedro de Montes de Oca. Está previsto abrirlas hoy, excepto que la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) recomiende lo contrario.

Gerardo Corrales, gerente del BAC San José, detalló que cerraron sus sucursales en Tamarindo, Quepos, Jacó, Herradura y Playas del Coco por prevención.

Carlos Melegatti, director de Servicios Financieros del Banco Central, dijo que el sistema de pagos operó ayer normalmente.

Etiquetado como: