Por: Patricia Leitón 18 mayo, 2013

Entre martes y jueves, el Banco Central adquirió $80 millones en el mercado mayorista.

La abundancia de dólares empujó de nuevo el precio de la divisa a ¢500, que es el piso de la banda.

La entidad tenía tres semanas de comprar muy pocas divisas y había señalado que los meses de mayo a octubre han sido, en años anteriores, de menor oferta de dólares.

Róger Madrigal, director de la División Económica del Banco Central, explicó que, según el estudio Aproximación de patrones estacionales en el mercado cambiario de Costa Rica: 2006-2012 , en años anteriores cerca de los días 15 y 30 de cada mes aumenta la oferta de dólares, pero luego disminuye.

“Se trata del efecto de quincena de mitad de mes, derivado del pago de impuesto por parte de las diferentes empresas, quienes liquidan sus dólares para cancelar los impuestos”, coincidió Guillermo Corrales, gerente de División de Tesorería del Banco de Costa Rica.

Pero, además, en esta semana el sector público disminuyó la cantidad demandada de divisas.

Según los datos que publica el Banco Central en su página web, en las cuatro semanas anteriores el sector público compró un promedio de $11,8 millones diarios. Entre lunes y jueves de esta semana, bajó a $4,8 millones.

Cada vez que el Central compra divisas para evitar que el precio caiga de ¢500 paga con colones. Si la entidad emite colones a un ritmo mayor al cual crece la producción, puede presionar la inflación.