Archivo

43 años de multiplicar beneficios

Actualizado el 14 de agosto de 2012 a las 12:00 am

Sin perder la herencia solidaria, el Banco Popular continúahacia el futuro

Archivo

43 años de multiplicar beneficios

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Cuarenta y tres años después de su fundación, el Banco Popular va a la cabeza en obtención de utilidades. El año pasado registró $77,1 millones de utilidades, ganancias históricas que representaron un 51% de aumento con respecto al año 2010. En el primer semestre de este año, se coloca en segundo lugar del Sistema Financiero Nacional.

Pero las utilidades por sí solas no tienen sentido, y menos en una entidad como el Banco Popular, sino hay un beneficio palpable para la población trabajadora. En nuestra organización esa afirmación no obedece a la buena intención de un dirigente, a un grupo de personas o a una coyuntura momentánea, es intrínseca a los principios que dieron origen a la institución.

En julio de 1969 nació el Banco Popular, en el contexto de hitos históricos en la humanidad como la transmisión de la llegada del hombre a la luna y de herencias ideológicas enmarcadas en la Alianza para el Progreso, que trataba de impulsar en América Latina gobiernos democráticos, condiciones de igualdad para la población mediante el control de costo de la vida, acceso al crédito, a la vivienda, a la educación y a la salud.

Beneficios multiplicados. Hoy, al igual que hace 43 años, el Banco tiene muy claro su objetivo social. La calificadora FITCH lo ratificó: “...la entidad destina cada año hasta el 15% de sus utilidades a sus fondos especiales para el desarrollo. Estos fondos han sido creados con el objetivo de satisfacer las necesidades de financiamiento de indígenas, mujeres, jóvenes, personas con discapacidad y vivienda social. Adicionalmente un 5% se destina a fortalecer los recursos del Fondo Especial para la Micro, Pequeña y Mediana Empresa”.

El impulsar una economía más justa y solidaria, inclusiva para las poblaciones vulnerables, que sin esta entidad estarían excluidas del sistema financiero tradicional, es posible gracias al trabajo del valioso equipo humano de nuestra organización. Este aporte hizo posible que nuestro banco encabece las utilidades de todo el país con elementos claves que respaldan estos resultados.

La calificadora Fitch Ratings señaló la sólida posición patrimonial, su función de interés social, alto soporte como entidad pública que es, el sólido desempeño financiero y una estructura de fondeo estable. Estos resultados evidencian, sin lugar a duda, el adecuado manejo de la entidad en la gestión de riesgo y el control interno, así como el cumplimiento estricto de los indicadores normativos de gestión.

PUBLICIDAD

¿Cómo se hacen visibles en la realidad costarricense estos conceptos? En préstamos para vivienda: el proyecto San José en Aguas Zarcas de San Carlos, el Proyecto Jardines de Tobosi y el Proyecto Veredas del Conquistador, en Cartago, este último realizado gracias al convenio con la Fundación Pro Vivienda. En un año, apoyado en el presupuesto del Banco Hipotecario de la Vivienda, colocó bonos para 327 viviendas, de las cuales, 66 soluciones fueron mediante la fórmula bonos-crédito, es decir, ayuda económica del Estado, complementada con un crédito a tasa preferencial.

Herencia popular. Este año, 1,3 millones de trabajadores y trabajadoras en Costa Rica recibieron un total de ¢78.000 millones, para la pensión complementaria.

Este dinero corresponde a los aportes de la clase trabajadora y de los patronos en 2010, más los intereses reconocidos por el Popular en 18 meses.

Durante el tiempo que el banco mantiene la administración de este ahorro puede otorgar financiamiento con un fin social. Tal y como lo estipula la legislación que dio origen al ahorro obligatorio, estos recursos son empleados en la concesión de préstamos a los asalariados, artesanos, pequeños y medianos productores, asociaciones de desarrollo comunal, municipalidades, cooperativas y organizaciones sindicales y solidaristas.

Presente y futuro. El Banco tiene una gama de créditos en Banca de Desarrollo, con políticas de acompañamiento para garantizar el éxito de los proyectos financiados, que van desde los denominados verdes hasta los digitales en el campo de las nuevas tecnologías.

Vamos a la vanguardia en prácticas como la educación financiera, el ahorro en agua en el edificio central, en el reciclaje de desechos, en políticas de igualdad tanto de género como en atención a la población con necesidades especiales. Asimismo, se continúa con apertura de modernas oficinas en centros comerciales y en el impulso de un modelo de servicios único en Centroamérica que conjunta los adelantos tecnológicos con un ambiente confortable y seguro.

Es así como con la visión del mundo actual, pero sin perder la herencia solidaria de sus 43 años de existencia, el Banco Popular continúa hacia el futuro, enfrentando nuevos retos con el propósito de servir y apoyar a la sociedad costarricense.

  • Comparta este artículo
Archivo

43 años de multiplicar beneficios

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota