Archivo

Cuatro años de espera por un nuevo hígado

Actualizado el 18 de mayo de 2012 a las 12:00 am

Archivo

Cuatro años de espera por un nuevo hígado

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Cansado de aguardar por un trasplante hepático, Johnny García decidió seguir con su  vida. Pronto abrirá   su propia empresa. | DANIEL VÁSQUEZ
ampliar
Cansado de aguardar por un trasplante hepático, Johnny García decidió seguir con su vida. Pronto abrirá su propia empresa. | DANIEL VÁSQUEZ

Johnny García Murillo tiene 50 años de vida y cuatro de esperar por un hígado. El suyo empezó a fallar hace una década.

“Aparecí con un sangrado en la nariz y me empezaron a hacer exámenes. Descubrieron que tenía un problema en el hígado y me remitieron al Hospital México”, recordó el vecino de San Ramón de Alajuela.

“Los doctores hallaron que en mi hígado había un 50% de cirrosis, y eso que nunca he tomado licor; pero fue a causa de una hepatitis C”, narró.

Los tratamientos no fueron suficientes, y en el 2009 ingresó a la lista de quienes esperan por un nuevo órgano.

En octubre del año pasado, García tuvo la esperanza de que la angustia había terminado.

“Me mandaron a llamar, había un donante. Llegué a estar incluso en las puertas de la sala, y se empezó a atrasar. Cuando salieron los médicos me dijeron que la muchacha tenía malformaciones en el hígado y que por eso no podían realizar el trasplante” relató en una entrevista con La Nación , en su casa.

Hace poco, decidió que debía continuar con su vida, aunque su donador no apareciera.

“La verdad es que ha sido muy duro porque llevo bastante tiempo esperando.

”Yo era un empresario que estaba muy tranquilo en mi negocio y tuve que venderlo a causa de la enfermedad. He pasado cuatro años sin poder trabajar, pero ya decidí que mejor sigo mi vida normal hasta que Diosito quiera”, aseguró. Dentro de poco, iniciará con un negocio de venta de repuestos de autos.

Incentivar. Por su experiencia, García está seguro de que en Costa Rica es necesario incentivar a la donación de órganos.

“El problema es que no existe la cultura para que las personas donemos. Hay personas de buen corazón que saben que perder a un ser querido es difícil, pero que si donan, también estarían alimentando otra vida”, dijo.

Boris Molina, director ejecutivo de la Alianza por la Defensa de la Seguridad Social (Adesspa) coincidió en que hay falta de cultura. Además, señaló que no hay voluntad de las autoridades.

“Hace tiempo se implementó el asunto de la licencia (identificar a los donadores” y eso no sirve para nada”, lamentó.

  • Comparta este artículo
Archivo

Cuatro años de espera por un nuevo hígado

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota