Valor de la canasta básica se usa para determinar cantidad de familias pobres

Por: Patricia Leitón 17 agosto, 2012
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

El panorama para los resultados de pobreza de este año parece un poco más alentador.

Por un lado, el poco incremento que ha tenido el costo de la canasta básica alimentaria en los últimos 12 meses beneficia la medición de la pobreza que actualmente realiza el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) y que publicará en noviembre próximo.

En julio el costo de dicha canasta fue de ¢41.412, menor al resultado de junio y con un aumento de 5% respecto al mismo mes del año anterior. Dicha alza es menos de la mitad del incremento promedio interanual registrado desde enero del 2005 hasta julio del 2012 (de 11,8%).

Por otro lado, hay señales de que los ingresos de los hogares han mejorado. Ambos, el costo de la canasta y los ingresos de las familias son los indicadores básicos que se usan para medir la pobreza.

A los hogares que no les alcanza los ingresos para cubrir las necesidades esenciales (definidas por el costo de la canasta básica alimentaria más un componente extra para cubrir otras necesidades) se les ubica como pobres, y a los que no les alcanza ni siquiera para la comida se les clasifica en extrema pobreza.

Para medir los ingresos, el INEC realizó, entre el 2 de julio y el 3 de agosto pasados, la Encuesta Nacional de Hogares.

El especialista Juan Diego Trejos explicó que los ingresos de los hogares, deben haber mejorado no solo por mayores ingresos laborales, sino también por el incremento en el empleo, que hace que aumente el número de perceptores por hogar. Además, el repunte en construcción beneficia a las familias de menores ingresos.

“Me parece que el empleo ha aumentado y los salarios también; las transferencias no. Por este lado, tendríamos un crecimiento de los ingresos”, opinó el expresidente del INEC, Víctor Hugo Céspedes.

Los datos de salarios de la Caja Costarricense de Seguro Social indican un incremento de 8% en los salarios promedio entre junio del 2011 y junio del 2012.

Para Céspedes, la inflación afectará el costo de esta canasta de manera similar al año julio 2010 y julio 2011. “Por lo tanto, mi pronóstico es que la línea de pobreza no crecerá más que en el año entre julio y julio previo, pero los ingresos de los hogares sí. La pobreza es de esperar que tenga alguna reducción”.