El experto aseguró que las buenas ideas surgen cuando se crea colectivamente

Por: Monserrath Vargas L. 23 febrero, 2013

“La innovación tiene mucho que ver con la conversación. A veces tenemos cada uno media corazonada y en medio de una plática, si juntamos nuestra corazonada con la del otro, esto se convierte en una idea extraordinaria”.

Así piensa Álvaro González Alorda , un español cofundador de la empresa consultora emergap , especializada en la innovación para mercados emergentes.

Justamente el poder de la conversación fue el mensaje que González vino a transmitir en e TEDx Pura Vida 2013.

Para este profesor, los diálogos con empatía y argumentos, tienen mucho más que ver con la innovación que la misma tecnología. Y hasta considera que la gente debe aprender a desconectarse de los smartphones , tabletas, y demás aparatos. En cambio, propone restablecer lazos rotos y abordar de una vez por todas, las conversaciones que cada uno tiene pendientes: con algún familiar, amigo, jefe o conocido del que se ha distanciado.

“Cuando uno hace eso empieza a contagiar una vibra distinta y tiene un efecto multiplicador, como el de una piedra en un lago” .

Esa es la manera más sencilla de componer un “mundo roto” y de darle paso al crecimiento y la innovación, según él.

“Cómo podemos pedir a los países que resuelvan sus tensiones si nosotros no somos capaces de resolver las que hay en nuestras familias”, dijo el consultor.

Diálogo en los países. Él considera que hasta los países, sobre todo los emergentes, necesitan una conversación. Una que les haga enterarse de las oportunidades que les ofrece el siglo XXI, aduce.

“Estos países tienen una oportunidad histórica. En los próximos 15 años van a crecer más que los desarrollados. En este momento hay una nueva clase media emergente, que demanda productos y servicios más simples, accesibles y baratos”, afirmó Álvaro.

Quienes estén en esos países deberán ser capaces de “desarrollar los modelos de negocio que va a necesitar la innovación productiva”, explicó. Para atender ese reto es necesario el liderazgo que, según Álvaro González, se define por la calidad de conversaciones que la gente tiene. “La vida es mucho más interesante si somos atrevidos (...). Tengamos la ambición de diseñar conversaciones que sean inspiradoras”.