9 mayo, 2004

Londres, 9 may (EFE).- Amnistía Internacional (AI) advirtió hace un año al Gobierno británico de las alegaciones sobre posibles torturas a prisioneros iraquíes cometidas por las tropas del Reino Unido.

Un portavoz de esa organización dijo hoy que, en mayo de 2003, comunicó por primera vez al Ejecutivo de Tony Blair que algunos prisioneros habían sido maltratados y al menos uno murió bajo custodia de las tropas británicas en Irak.

Así lo expresó en un informe presentado al Ministerio de Defensa ese mes, al que siguieron otro más extenso en julio y una carta en octubre al titular de ese departamento, Geoff Hoon, para comunicarle sus preocupaciones y reclamar una investigación independiente.

"Hemos mantenido una serie de encuentros y de correspondencia con el Gobierno desde hace un año", aseveró el portavoz de AI.

La aclaración de Amnistía se produce después de que, este fin de semana, el Gobierno británico admitiese que recibió en febrero un informe confidencial de la Cruz Roja que relataba los abusos y afirmase que se tomaron medidas, sin dar detalles.

El Ejecutivo de Tony Blair "conoce las alegaciones sobre posibles torturas y sobre una muerte causada por las tropas británicas desde hace un año", insistió el portavoz de Amnistía Internacional.

"En vez de lanzar una investigación imparcial y civil para conseguir la verdad, seguimos viendo indagaciones secretas de la Policía Militar que no tienen la independencia que precisan las leyes internacionales", apuntó AI.

El Ministerio de Defensa ha encargado a la Policía Militar que investigue la autenticidad de unas fotos publicadas el pasado día 1 por el tabloide "Daily Mirror".

Esas imágenes mostraban torturas a prisioneros iraquíes por las tropas británicas, como un soldado orinando sobre un encapuchado, pero su veracidad ha sido puesta en duda por militares de este país por detalles que no casan con las divisiones desplegadas en Irak. EFE

psh-c

Etiquetado como: