| Arte

La Zarigüeya... ¡vive!

Buena memoria El grupo La nacional Zarigüeya ofrece una selección de sus caricaturas logradas en 22 años

Últimas noticias

La Zarigüeya ha despertado y está haciendo de las suyas en Alajuela, cuna del humor nacional y de muchos caricaturistas del país. ¡Un zorro pelón en un museo! “Imaginá el desorden y los regueros', solo que los nuestros son regueros de grafito, ideas, color y buen humor”, aclara Nano (Allan Núñez), uno de los organizadores de la muestra.

Sugerida por Roi (Roy Solís), la exposición muestra que ese animalito de nuestro continente, que suele jugar al muerto para sobrevivir, ha dejado su letargo para disfrute del público. Diecisiete miembros de la agrupación La Zarigüeya y un invitado (un estudiante universitario) exponen sus chistes en el Museo Histórico Cultural Juan Santamaría hasta el 7 de marzo.

Historia de zorros pelones. En 1988, el grupo eligió un nombre que simbolizara su quehacer: como ese marsupial tan presente en los dichos y frases hechas del habla costarricense, ellos cargan a sus crías (las ideas) hasta que maduran. Al soltarlas, buscan crear caos; es decir, polémica.

“Cada caricatura es como una hija alegrona: la hacemos, la criamos, la maquillamos y, cuando está lista, la tiramos a la calle; anda de boca en boca, de mano en mano, y cada cual dice de ella lo que le viene en gana..., y, con suerte, se vende”, explica Víctor Cartín, su primer presidente.

La Zarigüeya, Asociación Costarricense de Humoristas Plásticos, Guionistas de Historieta y Escritores de Humor, fue fundada por Carlos Arroyo ( Arroyo ), Allan Núñez ( Nano ), Ferreol Murillo ( Ferrom ), Víctor Cartín ( Tin-Glao ), Arcadio Esquivel, Leda Astorga y Roy Solís ( Roi ), antiguos miembros de La Pluma Sonriente. Por más de doce años, trabajó bajo la figura legal de la asociación.

Sus objetivos iniciales fueron promover la creación humorística (plástica, literaria y gráfica), convocar a exposiciones y certámenes para elevar su nivel artístico, y defender los “intereses morales, profesionales y materiales” de los humoristas.

Así, una de sus metas siempre ha sido dar, al humor gráfico, el nivel de las bellas artes, tanto en calidad como en reconocimiento.

Con más de 50 piezas, el I Festival del Humor (octubre de 1988) representó un estímulo para los expositores pues se realizó en la Facultad de Bellas Artes de la UCR.

El grupo también ha luchado por el respeto a los derechos del autor: la firma en el trabajo y una remuneración más justa.

En sus más de veinte años, los “zarigüeyos” han convocado a festivales de humor, salones y exhibiciones itinerantes, y han participado en exposiciones y certámenes fuera del país. Entre los primeros, destaca el VI Festival (UCR, 1994) con la intervención de 52 artistas del Cartoonists & Writers Syndicate de Nueva York: 32 naciones del mundo estuvieron presentes.

También destaca la celebración de los 15 años en la Galería Nacional (2003), con una muestra de cien obras que intentó repasar la historia del grupo. Al festejo se unieron Fernando Zeledón y Ronald Porras, del desaparecido Taller del Comic.

En certámenes internacionales, algunos de sus miembros han recibido importantes galardones: Arcadio Esquivel, Ferreol Murillo, Alberto Villa, Carlos Arroyo, Luis Mendiguren, Francisco Munguía y Luis Demetrio Calvo, entre otros.

Gilberto Ramírez obtuvo el primer lugar en el Concurso de caricatura Hugo Díaz en 1999.

Asimismo, obras de sus integrantes se han incluido en libros extranjeros: Spanish a la Cartoon (1990), Las mejores caricaturas del Japón (1993-94), Cartones reciclados (1998), etcétera. En 2000, se incorporaron a la Unión Iberoamericana de Humoristas Gráficos, lo que les permitió estrechar lazos con creadores de otros países.

Los espacios de exhibición –ampliados con Internet– representan una alternativa para difundir su trabajo (para la mayoría, una afición) y una oportunidad para quienes no tienen acceso a la prensa: casi la totalidad de los miembros.

Poco estimulados en nuestro país, su afán por el humor gráfico los ha llevado también a ofrecer charlas, participar en foros e impartir cursos.

Las publicaciones constituyen una ventana ante el público: periódicos y revistas han divulgado sus obras, sobre todo en las primeras décadas. Entre 1990 y 1992, la Asociación colaboró con la revista de humor El Relincho , creada y dirigida por dos fundadores: Nano y Roi.

Tras nueve años de trabajo conjunto, el grupo publicó un segundo libro antológico: La Zarigüeya: Humor gráfico (1997), en el que participan viejos y nuevos asociados.

Hacia el humor crítico. Aunque la asociación dio cabida “al humor por el humor” y quiso ser un ente apolítico –“despolítico”, según dijo Cartín en 1989–, su producción se ha movido entre ese humor blanco, a veces banal –alejado de los acontecimientos políticos o económicos– y la reflexión crítica, asimismo enmarcada en estos ámbitos.

Su humor ecológico, abiertamente crítico, es el tema de varias exposiciones, así como de su primer libro: Humor eco-ilógico (1994).

Como bien señala Fernando Durán en el prólogo, sus dibujos se insertan como una forma de humor negro, que recuerda crudamente una realidad más que costarricense, mundial, y, más que ecológica, política. No obstante, su humor ligero, de entretenimiento, suele objetar lo establecido.

La producción del grupo está marcada por la variedad de temas, tipos de humor y técnicas, y por la apertura a los medios: dibujo, escultura, pintura, fotografía, modelado, grabado, instalaciones, etc.

En muchos casos, las obras ostentan el nivel artístico que la agrupación procura alcanzar desde su inicio y lo enriquece, más allá de su condición jocosa. Muchos dibujantes muestran su formación académica.

Hoy, la agrupación de humoristas plásticos vuelve a convocar. Veteranos y jóvenes valores reviven las exposiciones “de gala” de antaño: Allan Cedeño ( Cedeño ), Allan Núñez ( Nano ), Arcadio Esquivel (Arcadio ), Carlos Arroyo (Arroyo ), Carlos Kidd ( Kidd ), Edén Pernia ( Edén ), Ferreol Murillo ( Ferrom ), Gilberto Ramírez ( Gilberto ), Iván Alpízar ( Iván ), Leda Astorga, Luis Demetrio Calvo ( Mecho ), Luis Mendiguren ( Menta ), Luis Miguel Morales ( Moralegui ), Nela Marín ( Remigio ), Pedro Murillo ( Pedro ), Rolando Guerrero ( Rolo ) y Roy Solís ( Roi ), además de Ricardo Cabezas, alumno de la UCR. Todos muestran su humor con distintas tonalidades y lenguajes.

LA AUTORA HA PUBLICADO LOS LIBROS ‘HISTORIA DEL HUMOR GRÁFICO EN COSTA RICA’ (EDITORIAL MILENIO, 2008) Y ‘CARICATURA Y PRENSA NACIONAL’ (EUNA, 2002).

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Nación: La Zarigüeya... ¡vive!