Archivo

Zapping: Tele a la medida de un click

Actualizado el 28 de abril de 2013 a las 12:00 am

Archivo

Zapping: Tele a la medida de un click

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Zapping: Tele a la medida de un click - 1
ampliar
Zapping: Tele a la medida de un click - 1

Como tantos otros me enganché a Breaking Bad , pero llegué tarde. Toda la serie disponible la disfruté en cuestión de unas tres semanas en Netflix, el servicio de Internet. En el sétimo episodio de la tercera temporada ocurre uno de los sucesos más electrizantes de la saga: el encuentro letal entre los primos Salamanca y el agente Hank Schrader. Esta es una secuencia de cuatro minutos de pura acción: intento de asesinato en un parqueo público, llamada anónima, dos contra uno, disparos, un hacha, una bala mágica... Es una sobredosis de tensión y violencia.

Debí ver esos últimos minutos del episodio otra vez, y otra vez; y otra. Para escribir esto volví a ver la secuencia , y la repetí. Cada vez retrocedí la reproducción al minuto 40 con 34 segundos.

Netflix es un proveedor de series y películas por demanda: puedo ver lo que me gusta cuando guste y, como en el caso del episodio de Breaking Bad , cuantas veces quiera. El consumo de Internet puede ser medido simultáneamente y al detalle por el proveedor del servicio. Cada retroceso en una película, cada repetición, cada vez que abandonamos una serie aburrida queda registrado en los archivos digitales de Netflix. En mi caso, la empresa sabe que me obsesioné con la escena del atentado y, si otros espectadores devolvieron la acción al minuto 40 con 34 segundos (cosa que no me extrañaría), el proveedor tiene estadísticas significativas del comportamiento de sus clientes, en este caso, de nuestra enferma fijación por la ficción violenta en la pantalla.

Esta información no queda ociosa. La primera serie original de Netflix se valió de datos similares para crear una producción a la medida de sus audiencias. La empresa determinó que los mismos espectadores que seguían una antigua miniserie británica política de los 90, también gustaban de las películas estelarizadas por Kevin Spacey , o bien de las películas del cineasta David Fincher. Así fue como Netflix lanzó una nueva versión de House of Cards , protagonizada por Spacey, dirigida por Fincher: una producción levantada a punta de clicks .

Esto no es distinto a lo que la industria del espectáculo hace regularmente, con sus obsesivas mediciones de popularidad y los estudios previos al lanzamiento de un nuevo programa. Sin embargo, la presión en la marca del televidente nunca fue tan pertinaz.

PUBLICIDAD

Esta semana, el gigante de distribución por Internet, Amazon , irrumpió en el negocio liderado por Netflix, y lo hizo con una apuesta más ambiciosa: esta semana puso a disposición de sus clientes en Estados Unidos seis episodios piloto de comedias originales, dos comedias animadas y seis de series infantiles.

Sobre el lanzamiento, el jefe de los estudios de Amazon declaró a TV Guide : “Tenemos un montón de gente que ama el cine y la televisión que entran a Amazon todos los días. A ellos les encanta compartir sus opiniones”.

El contenido y la forma de las series propuestas nació de los registros digitales de Amazon; y su evaluación usará la misma práctica milimétrica de Netflix, click por click .

Vivimos en tiempos en donde la intuición cede terreno ante la evidencia de los datos. Las corazonadas han perdido prestigio . El filme Moneyball nos ilustró el uso de modelos matemáticos en el beisbol. En otro campo, el duelo ganado por el estadístico Nate Silver contra los pronósticos de los expertos políticos en los últimos comicios estadounidenses terminó levantando un altar a los datos. ¿Vale la pena someter al arte al mismo escrutinio frío de los deportes y la política? Ya no importa, ya están en eso. 1

  • Comparta este artículo
Archivo

Zapping: Tele a la medida de un click

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota