Archivo

La tribuna del idioma

Volvemos a hablar de malpraxis

Actualizado el 27 de enero de 2013 a las 12:00 am

Archivo

Volvemos a hablar de malpraxis

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Hace unos años, en esta columna, hablé de las razones y sinrazones del uso de malpraxis, mala praxis, malpráctica, mala práctica ...

En términos generales algunos manuales de uso gramatical y periodístico desaconsejan –y algunos rechazan de plano– el uso del vocablo malpraxis . Según ellos, se trata de un claro calco del inglés malpractice [por cierto, palabra que ya recoge, así en cursivas, como propia de EUA y Puerto Rico, el reciente Diccionario de americanismos de la RAE] y, además, no se encuentra registrado en el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE). Sugieren para el caso la expresión mala práctica y, mejor aún, negligencia, incuria, impericia o incompetencia profesional . Hay, desde luego, un grupo de autores más abiertos que llegan a aceptar, cuando mucho, mala praxis , así, en dos palabras.

Sin embargo, independientemente del influjo anglo –¿no tenemos en nuestra lengua cientos de voces calcadas del inglés o inspiradas en este idioma y que han recibido, no obstante, la bendición apostólica de la RAE?–, el tiempo nos ha convencido a muchos, incluido este columnista, del empleo generalizado, especialmente en las jergas médica y jurídica, del polémico malpraxis . El Diccionario terminológico de ciencias médicas (Salvat Editores, S. A., 11.ª edición, pág. 600) –obra que contó con el asesoramiento del académico Julio Casares Sánchez– registra el vocablo malpraxis y lo define como “práctica inhábil o impropia”. Y el Diccionario de voces de uso actual (Arco Libros, S. L., Madrid, 1944, pág. 324), dirigido por Manuel Alvar Ezquerra, académico de la Española, recoge también malpraxis como “actuación errónea de un profesional en el desarrollo de su actividad” .

Mal, como raíz prefijal, es frecuente en nuestro léxico oficial no solo ante verbos ( malherir, maltratar, maldecir, malcasar ...), sino ante adjetivos y sustantivos ( malintencionado, malcriado, malsano, maltrato, malformación, malhechor, malnutrición, malparto ...).

Malpraxis –al igual que otros sustantivos similares que hemos visto en publicaciones serias ( malfuncionamiento, por ejemplo)– no aparece, como dije, en el DRAE. Pero el terreno está abonado para el espaldarazo académico definitivo.

  • Comparta este artículo
Archivo

Volvemos a hablar de malpraxis

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota