Archivo

Vergonzoso nazismo en Costa Rica

Actualizado el 24 de abril de 2012 a las 12:00 am

Archivo

Vergonzoso nazismo en Costa Rica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El caso del expolicía que declaró su apoyo a la ideología neonazi ha causado mucha discusión en los últimos días. Y no es para menos. Es extraño escuchar que en un país protector de los derechos humanos como lo es Costa Rica existan personas que apoyan aquel horroroso movimiento genocida que persiguió, discriminó, aisló, torturó, ultrajó y asesinó a millones de personas, incluyendo 6 millones de judíos.

Es desconcertante escuchar que en un país democrático como el nuestro, alguien defienda aquella tendencia que establecía jerarquías sociales, derechos y libertades según su condición racial, étnica o religiosa. Esto demuestra que el Holocausto no es un simple evento histórico en el pasado. Sus efectos se mantienen tan vigentes hoy en día como hace 70 años, lo cual nos obliga a recordar las tristes y vergonzosas moralejas que dejó para la humanidad, con el objetivo de evitar que se repitan.

Exhibir esvásticas nazis y hacer el saludo hitleriano, son acciones absolutamente censurables en cualquier circunstancia, independientemente de que sean realizadas en un ambiente privado o en el trabajo, ya sea por funcionarios públicos o por particulares, sin importar si estamos vestidos de civiles o con uniforme de policía.

Este tipo de odios profundos, obsesivos y, sobre todo, irracionales, han demostrado ser muy peligrosos, pues terminan manifestándose en discriminación y violencia física, en prejuicios y matanzas, en aislamiento de minorías y persecuciones, en exclusiones y en holocaustos.

El racismo, la xenofobia, la judeofobia y cualquier otra forma de discriminación, no son una “forma de pensar” diferente. Son, más bien, una inaceptable expresión de rechazo y odio contra otros seres humanos. Estas tendencias deben ser detenidas de manera inmediata, para evitar que escalen a niveles amenazantes.

Recordemos que pocos sucesos en la historia de la humanidad han dejado una huella tan profunda de desgracia, destrucción y humillación, como la creada por la ideología nacional-socialista de Hitler.

El éxito del movimiento nazi se basó en dos circunstancias principales: primero, el secuestro del sistema legal y del Estado de aquel momento en Alemania, para autorizar la “solución final” del Reich; segundo y no menos importante, fue legitimado tácitamente por el silencio del resto de la sociedad alemana y la comunidad internacional.

PUBLICIDAD

Por lo tanto, el evento del expolicía nazi es una señal de alerta para evaluar la legislación vigente en Costa Rica en materia de discriminación, incitación al odio y segregación de minorías. Es importante modernizarla, para que sea posible perseguir, detener y sancionar adecuadamente este tipo de eventos.

Nuestra Constitución Política y nuestras leyes regulan el respeto universal y efectivo de los derechos humanos y de las libertades fundamentales de todos, sin distinción por motivos de raza, religión, nacionalidad, inclinación sexual, posición económica, condición social o características físicas. Sin embargo, instamos a la Asamblea Legislativa a comenzar el estudio de una ley especial antidiscriminación, para que sea punible la mera incitación al odio y la pertenencia a organizaciones que apoyen la superioridad de un grupo racial frente a otro.

Esas leyes existen en otros países latinoamericanos, en los que las acciones del referido expolicía serían consideradas un delito.

Pero lo más importante es combatir la pasividad y la indiferencia ante este tipo de tendencias. Ese fue el pecado más importante en la época de la Alemania nazi, que degeneró en el genocidio de la Shoá.

Apoyemos una sociedad costarricense diversa, protectora de los derechos fundamentales y la igualdad, que se manifieste proactivamente y que denuncie valientemente cualquier persona, actitud o movimiento que pretenda cercenar nuestros principios democráticos de pluralidad y respeto por el prójimo. No avergoncemos a Costa Rica con nuestro silencio.

  • Comparta este artículo
Archivo

Vergonzoso nazismo en Costa Rica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota