Archivo

Análisis sobre calidad de conexión en redes móviles y líneas fijas

Velocidad actual de Internet le resta competitividad a Costa Rica

Actualizado el 25 de marzo de 2013 a las 12:00 am

Velocidad media de conexión a web es superada por naciones vecinas

Al 2012, solo 3% de usuarios locales tenían velocidades sobre los 4 Mbps

Archivo

Velocidad actual de Internet le resta competitividad a Costa Rica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Costa Rica se convirtió en enero de 1993 en el quinto país de Latinoamérica con acceso a Internet. Solo Brasil, Chile, México y Argentina lo habían logrado antes.

Diecinueve años después, países que consiguieron después Internet superan a Costa Rica por la calidad de su conexión a la web.

En suelo tico, la velocidad promedio de conexión a de banda ancha llega a 2.1 Megabits por segundo (Mbps). En la región, solo Honduras y Nicaragua están debajo de esa media reflejan cifras de la compañía estadounidense Akamai dedicada al análisis del tráfico en línea y mejora de la distribución de contenido digital.

A tal desventaja frente los vecinos se suma otra: pocos usuarios costarricenses se conectan a velocidades superiores a los 2.1 Mbps del promedio nacional.

Al tercer trimestre del 2012, solo 3% de usuarios locales tenían velocidades sobre los 4 Mbps reflejan las mediciones de Akamai.

Donde si hay mejoría es en redes móviles pues, del 2008 al 2012, la velocidad de conexión casi se cuadruplicó hasta situarse en 1.8 Mbps; justo luego de la apertura del mercado de las telecomunicaciones en junio del 2008.

Sin embargo, ese salto es insuficiente como para alcanzar a otras naciones más avanzadas.

De 128 países, Costa Rica ocupa el puesto 46 en preparación tecnológica del índice de competitividad global 2012-2013 del Foro Económico Mundial.

No obstante, el país cae al puesto 100 de la medición en materia de suscripciones de banda ancha móvil por cada 100 habitantes. Menos Nicaragua, toda la región supera a Costa Rica.

Esta carencia golpea la competitividad hoy que los smartphones hacen un puente entre dos industrias antes aparte: redes inalámbricas de operadores telefónicos y computación personal.

En desventaja. Como más usuarios conectados desde teléfonos y tabletas, la capacidad de las redes inalámbricas es donde los países hoy se juegan su atractivo para hacer negocios, amarrar inversiones, mejorar la educación y agilizar la prestación de servicios públicos.

“Internet es el gran habilitador. Sin inversión allí se pierde atractivo. Hoy las grandes compañías que mueven la economía global están basadas y formadas en Internet. Un país con una infraestructura de Internet saludable, interesará más a este tipo de compañías”, comentó Craig Adams, encargado de operaciones de Akamai en Costa Rica.

PUBLICIDAD

Marvin Rojas, gerente de servicios de Banda Ancha del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), admitió el rezago achacando la culpa a la falta de compromiso político, escasa inversión y decisiones tomadas demasiado tarde.

Otros analistas leen distinto la el devenir de Internet que llegó.

“El precio de la banda ancha es elástico a la oferta y en Costa Rica siempre ha sido muy caro. Cuando estuve en la Junta Directiva del ICE, nadie nunca pudo explicarme porque la telefonía celular es tan barata y la Internet por línea fija tan cara. Por eso hemos durado en despegar”, comentó Roberto Sasso, ingeniero informático y experto en tecnologías de información.

Sasso recordó que hay conexiones de fibra óptica “por todo el país pero están subutilizadas”.

“No hay suficiente competencia o un modelo de negocio que rompa ese nudo que impide usar una plataforma ya existente. ¿Por qué no puedo tener conexión de 10 Mbps por $50”, se quejó el analista con 37 años de experiencia en el campo.

  • Comparta este artículo
Archivo

Velocidad actual de Internet le resta competitividad a Costa Rica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Juan Fernando Lara S.

jlara@nacion.com

Periodista

Redactor en la sección Sociedad y Servicios. Periodista graduado en la Universidad de Costa Rica. Ganó el premio Redactor del año de La Nación (2012). Escribe sobre servicios públicos, tarifas y telecomunicaciones.

Ver comentarios
Regresar a la nota