Archivo

En Vela

Actualizado el 04 de marzo de 2013 a las 12:00 am

Archivo

En Vela

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Si no nos une lo que nos gusta, ¿qué haremos ante lo que no nos gusta? Nos atrae el deporte, en particular el futbol, pero estamos comprobando, en estos días, que no somos capaces de organizarnos y trabajar en equipo, al punto que la FIFA nos puede descalificar por el desorden en la preparación del Campeonato Mundial de Futbol femenino. Nos comprometemos y no cumplimos. Y la presentación de la Sub-20 para el campeonato mundial fue un desastre.

¿Qué haremos, entonces, ante lo que nos desagrada y que exige disciplina, unidad y hasta sacrificio? Un ejemplo típico es la educación. El editorial del viernes pasado de este periódico planteó el tema de la nueva educación y el advenimiento de las nuevas tecnologías a las aulas. Conclusión: pese a la urgencia de una política de Estado en esta área, es patente la resistencia del país al cambio. Al día siguiente, sábado, don Miguel Gutiérrez Saxe analiza un problema de fondo: institucionalizar el diálogo social, como en los buenos tiempos, mas ahora nuestra sociedad “está frenada y huele a quemado'y duda tener un destino común como nación”.

También este sábado pasado en una entrevista del periodista Alberto Barrantes al ministro de Trabajo, Olman Segura, este dijo: “Hay un grupo que gana más de 10 millones de colones y otros están abajo”. Luego, pasa revista al proyecto del Gobierno sobre “el ordenamiento del sector público”, un desafío político enorme, de injusticia y desigualdad social, en el que “la Contraloría reveló, en el 2009, diferencias hasta de un 614% en puestos con funciones y años de servicio similares”, en que “no se ha avanzado nada”. ¿Por qué? Por la oposición de los sindicatos, la mala fe y las mentiras. El Estado está asentado sobre una gran falsedad y una total desunión, que comprometen seriamente el futuro del país. Todo en uno: corrupción, desigualdad social e ingobernabilidad.

Mientras el pueblo de Costa Rica no tome conciencia del daño que le están causando los gremios y la falta de unidad para afrontar los problemas nacionales, como los citados, cada vez nos acercaremos más a un derrumbe social. Hace solo 22 días, la ANDE eligió un nuevo presidente, Gilberto Cascante. Pues bien, lo primero que hizo fue encabezar una manifestación callejera contra el proyecto de ley de empleo público. Esta frase lo retrata de cuerpo entero, a lo Pancho Villa: “Yo tiro el golpe y después espero la respuesta”.

PUBLICIDAD

Si a lo dicho se agregan las denuncias, en estos meses, sobre actos de corrupción pasados y acumulados, de parte de los dirigentes de los gremios, podremos tener un cuadro preciso sobre lo que está pasando en nuestro país, donde, pacífica e impunemente, las instituciones han sido tomadas por asalto.

  • Comparta este artículo
Archivo

En Vela

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota