Archivo

En Vela

Actualizado el 30 de mayo de 2012 a las 12:00 am

Archivo

En Vela

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Si el Sindicato de Profesionalesen Ciencias Médicas (Siprocimeca) expulsó de su seno a la presidenta ejecutiva de la CCSS, por cumplir con su deber. La Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE) no le vino en zaga. Anuncia, con base en falacias y el miedo al estudio y al mínimo esfuerzo, una cruzada na- cional contra la reforma a la enseñanza de la matemática en el país.

(Vale la aclaración: Siprocimeca no solo agrupa a médicos, como dije en mi columna del lunes pasado, sino a profesionales en microbiología, odontología, psicología clínica, farmacia y otros. El sindicato de los médicos es la Unión Médica Nacional. En cuanto a la amenaza de APSE, citada, bueno es recordar que está violando el Art. 274 del Código Penal y el 340 del Código de Trabajo, al desviarse de sus normas constitutivas, según su estilo y la ideología de sus dirigentes. Aún más, en una entrevista al periódico Extra, anteayer,se proclamó agrupación política' ¿Curules a la vista? Esta es la ventaja de los gremios: vivir en un mundo de impunidad).

Pues bien, los estudiantes de noveno año tienen un dominio apenas básico de la matemática y el 22% andan rondando el semianalfabetismo en esta materia. La mayoría a duras penas puede resolver operaciones sencillas, y solo el 8% se encuentra en un nivel internacional aceptable. Si las investigaciones se restringieran a la enseñanza pública, el desastre sería peor. Por otra parte, las matemáticas en nuestra educación pública no enseñan a pensar. Estamos desaprovechando su mayor potencial. Ahí están las calculadoras y otros recursos para evitar que el estudiante piense. ¿Crisis de pensamiento? He aquí una de las tragedias nacionales. Ahí están, como prueba palmaria, la política y el cúmulo de chambonadas que nos agobian.

El tema es viejo. El desastre en el campo de las matemáticas y, en general, en el de las ciencias ha sido objeto de serias denuncias desde hace tiempo, de parte de educadores responsables y de empresarios. El aporte de estos dos grupos ha sido, por cierto, digno de todo encomio, como lo demuestran los éxitos cosechados, prueba inequívoca de la calidad de los alumnos, cuando disfrutan de oportunidades y de profesores inspiradores.

PUBLICIDAD

El MEP no se ha quedado al margen de este combate. Ha propuesto un cambio de programa esencial, teórico y práctico. De inmediato, sin embargo, ha surgido el paladín de la incultura y del mínimo esfuerzo en Costa Rica: los dirigentes de APSE, hermanos gemelos de los de ANDE, expertos en la manipulación de los estudiantes, en falsedades y en ataques personales, y opuestos a todo cambio y a todo lo que signifique esfuerzo y superación, principalmente en los sectores más pobres. ¡Qué verguenza!

  • Comparta este artículo
Archivo

En Vela

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota