Archivo

El Topo: ¿Qué haríamos sin Milo?

Actualizado el 10 de marzo de 2013 a las 12:00 am

Archivo

El Topo: ¿Qué haríamos sin Milo?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El histórico día en que el papa Benedicto XVI se despidió de su pontificado, acertadamente ‘Telenoticias’ abrió su edición del mediodía con José María ‘Milo’ Junco como invitado especial para que explicara todos los entretelones de aquel ritual. Doña Pilar Cisneros y Marcelo Castro se solazaron preguntándole y él hizo lo propio, respondiendo largo y tendido.

Hay en el quehacer televisivo nacional personajes que marcan toda una época por su exposición en determinado campo, pero ese día, al escuchar a Milo sentar cátedra sobre todo lo que estaba ocurriendo en el Vaticano, recordamos sus intervenciones frecuentes que van desde los temas más sacros hasta los más banales: lo mismo desmenuza los rituales de la Iglesia Católica, que critica los vestuarios de los concursos de belleza criollos y mundiales.

Milo es vestuarista, maquillista, escenógrafo, director de óperas, historiador, coleccionista y otras “vainas” más, pero además es vehemente, apasionado, instruido, irreverente, deslenguado, valiente, estudioso y entusiasta. Como diría él mismo, Milo Junco es un estuche de monerías. Ojalá los del 7 (así como los demás medios que recurren a él, en cuenta Grupo Nación), sigan sacándole punta y provecho a este personaje irrepetible (se rumora que duerme en un sarcófago), que dice lo que piensa, pero piensa lo que dice, no le rinde pleitesía a nadie, solo le da cuentas a Dios y ya definió que su epitafio parafrasee a Santa Teresa de Jesús: “Vivo sin vivir en mí, y tan alta vida espero, que muero porque no muero”.

Visto y oído en el desfile de la magnífica inauguración de los Juegos Centroamericanos: algunos atletas no pudieron contener sus emociones al ver el Estadio Nacional repleto y se soltaron a llorar, pues jamás imaginaron que en alguna oportunidad tendrían el apoyo de un coliseo colmado y lleno de aplausos y apoyo, por lo que un atleta comentó: “¿Cómo es que la Sele (futbol) no se inspira a jugar bien con este ambiente?”, a lo que otro le respondió: “Me conformo con 50 aficionados, si a mis pruebas de atletismo llegaran 50 personas a darme apoyo, estaría emocionado” y otro más terció : “Mae, pues vívalo, hoy lo están apoyando 33.000 personas”. La verdad es que estos Topos también lagrimeamos al presenciar este cuadro maravilloso.

PUBLICIDAD

En cuentos de parejitas, se nos ennovió Cindy Villalta (ver Topo de Fiesta) y parece, PARECE que el quiebre del doctor Erick Rojas y la escultural orotinense Marcela Negrini no es tan definitivo como se había dicho: este martes coincidieron en una actividad en la que ella hacía de edecana y, cuando el médico entró, se saludaron de beso de piquito.

No es que este Topo sea muy mal pensado, jamáaaaas, ¿cómo van a creer?, pero viendo Noticias Repretel días atrás notamos que cada uno de los presentadores tenía frente a sí un vaso con una dorada y espumante bebida que nos mantuvo en muerte lenta y antojados de una bebida similar, tanto que hasta nos imaginamos una boquita de chifrijo. Si a esto le suman la tallada que se suele untar, digo, vestir, la periodista Melissa Durán, la verdad es que hay que hacer un esfuerzo real para ver de qué están hablando. Luego averiguamos y supimos que lo que estaban tomando los presentadores era un espumoso y delicioso chocolate (eso no se nos antoja tanto); con lo otro sí seguimos “sufriendo”, pues lo cierto es que, como dicen en mi pueblo, esta Meli está “de pelar con uña”.

Ojalá este lunes Eduardo Li y demás personeros de la Fedefutbol hayan sintonizado el espacio Futbol por Dentro (canal 33), pues habría sido ideal que escucharan el fuerte y muy bien argumento que se mandó Érick Lonis por todos los tumbos que viene dando nuestro balompié desde que Li y su equipo están a cargo.

Lonis enumeró las razones por las cuales Li debería de dar un paso al lado pues, según el exarquero, luego de analizar cada Mundial al que ha ido la Tricolor, queda en evidencia que todos los entrenadores que llevaron a las selecciones a los mundiales fueron nombrados en su mayoría por el Comité Ejecutivo anterior, y ninguno de esos técnicos mundialistas está trabajando actualmente para la Federación.

Los números y los nombres hablan: estos técnicos son Gerardo Ureña, Carlos Watson, Geovanny Alfaro, Ronald González y Randall Chacón: ninguno está actualmente con la Fedefutbol y tres de ellos denunciaron injerencia indebida del llamado “hombre fuerte” de esa entidad. “Los éxitos de esos técnicos se le deben al Comité Ejecutivo anterior, no a él (a Li), y lo que es peor, es que gracias al hombre fuerte de ahí, estos técnicos no pudieron seguir, o fueron echados”, sentenció Lonis en su incendiario discurso. ¿Escucharía la diatriba, Eduardo Li? Te lo pedimos, Señor.

PUBLICIDAD

Los intensos fríos del fin de semana pasado tuvieron diferentes efectos en diversos personajes. Manuel Monestel, cantautor y líder de Cantoamérica, se mandó con el siguiente post en Facebook: “Esta va a ser una noche muy fría para dormir solo. ¿Alguna voluntaria?”. La buena noticia es que le sobraron los comentarios. La mala es que al final no supimos si siempre consiguió a la voluntaria...

Dios los crea y ellos se juntan... El periodista y cantante Fabricio Alvarado y el humorista Miguel Coco Mora andan como uña y carne. Todo se dio cuando, a finales del año pasado, coincidieron en Facebook por un amigo en común y, cuando cruzaron información, montaron una gira por varios puntos del país. Parece que el asunto les pegó, pues ahora planean otro montaje, ¡¡ve vos!!

La trágica muerte del querido coreógrafo José Andrés Murillo provocó que un grupo de amigos muy cercanos integraran un movimiento en Facebook con el fin de darle seguimiento al caso y que se haga justicia. Los primeros frutos ya empezaron a verse, pues supimos que el reconocido penalista Henry Vega fue contratado esta semana por la familia de José Andrés justamente con el fin de que no haya posibilidad de que se dé ningún grado de impunidad en el delicado y doloroso proceso judicial que ahora se inicia.

  • Comparta este artículo
Archivo

El Topo: ¿Qué haríamos sin Milo?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota