Archivo

Ganadero y empresario

Tomás Batalla Esquivel

Actualizado el 12 de marzo de 2014 a las 12:00 am

El señor de los caballos

Archivo

Tomás Batalla Esquivel

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Tomás Batalla Esquivel murió a sus 91 años y dejó tras de sí una estela como hombre de negocios, pero, ante todo, un caballista y criador apasionado.

A mediados de los años 50 comenzó su incursión en el mundo de la ganadería. Lo hizo de la mano de sus hermanos, según recordó su sobrino, Al Batalla.

En la década siguiente, la familia diversificó hacia la línea del procesamiento de carne y mariscos, primero con Henderson & Compañía – un matadero y empacadora de esos productos– , y luego con Cinta Azul, la planta de embutidos.

Como hombre visionario, en los años 60 decidió importar desde Texas y Florida, en los Estados Unidos, ganado de la variedad brahman, resistente a la humedad, los insectos y las enfermedades. Lo hizo para mejorar el hato familiar.

Fue uno de los fundadores de Expica (Exposición Pecuaria del Istmo Centroamericano), así como de asociaciones nacionales enfocadas en la ganadería pura y de carne. En 1961 importó los primeros equinos Pura Raza Española a Costa Rica y se convirtió en el impulsor más grande de los caballos españoles en el territorio nacional, Centroamérica y Estados Unidos.

Eso lo llevó a liderar la asociación más importante fuera de España: la Federación Internacional de Criadores de Caballos Pura Raza Española (FICCE).

Su entrega y constancia le valieron el galardón “Caballo de Oro” por parte de la Asociación de Criadores de México.

También fue galardonado en España, Estados Unidos, Guatemala y Honduras, entre otros países. En 1975 fundó con Carlos Manuel Coto Albán, Humberto Ruiz Hidalgo y Adrián Collado Montealegre, entre otros destacados ganaderos nacionales, la Asociación Costarricense de Criadores de Caballos de Pura Raza Española.

Batalla también será recordado por incursionar en la agricultura (en los años 70) con siembras de arroz, en los 80 con frutas tropicales y en los 90 con plantaciones de pochote, teca y naranja.

Fue además pionero de la televisión por cable al establecer la primera empresa de esa índole: Cable Color.

También fundó el hotel de ecoturismo Hacienda Guachipelín en Rincón de la Vieja, Guanacaste.

  • Comparta este artículo
Archivo

Tomás Batalla Esquivel

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota