Archivo

Tico en tragedia de Boston: un rostro conocido

Actualizado el 21 de abril de 2013 a las 12:00 am

Archivo

Tico en tragedia de Boston: un rostro conocido

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La portada de ‘La Teja’ del martes de esta semana nos removió los archivos del disco duro mental al observar al personaje principal. Tan solo 20 minutos antes de las explosiones en la Maratón de Boston, el tico Alberto Murillo pasó por la línea de meta y pronto su experiencia empezó a ser reproducida por medios locales y foráneos, incluida la cadena CNN en español.

A sus 52 años, Murillo corrió (lo ha hecho en 19 ocasiones casi cosecutivas) una de las maratones más prestigiosas del mundo y en un tiempo que cualquier chiquillo se desearía.

Pero buscando en el baúl de los recuerdos, nos percatamos de que el atleta no es ajeno a las páginas de los periódicos, pues en sus años mozos Beto fue uno de los modelos más cotizados del país: llegó a realizar más de 30 comerciales, muchos de los cuales se transmitieron en Centroamérica; su rostro era pan de todos los días en las pantallas de la tevé criolla a principios de los 90.

Era el motociclista de Nevado Jeans, el de la pierna enyesada en la campaña contra las drogas, el muchacho de antaño en Barquillos Jack’s y el joven saludable en yogur Dos Pinos, por citar unos cuantos ejemplos.

Hoy, alejado de las pasarelas y anuncios comerciales, Alberto es ahora un cotizado entrenador personal y de atletismo, por cuyas manos pasan todo tipo de pupilos que persiguen el sueño de devorar los primeros kilómetros de asfalto y hasta maratones.

La tele criolla pierde otro elemento, se trata de la carismática Veronica González. Si bien al principio su desenvolvimiento causó dudas de si una ex-Miss podría llegar a ser presentadora de un programa de casi tres horas en vivo, a la postre demostró que, al menos, ella sí puede. Ahora, con el cariño del público en la bolsa y con una gran experiencia, esta belleza deja sin frescura al programa que le dio la oportunidad de crecer mas allá de una cara bonita.

Siempre en ese espacio, desde aquí le enviamos un muy fuerte abrazo a Leonardo Perucci, las mejores vibras y admiración por el coraje y el positivismo con el que está afrontando su quebranto de salud. Don Leo, un señorón de las tablas y de la televisión local, es todo un ícono de la conducción en este país, el que ahora le responde con todo tipo de muestras de cariño y solidaridad mientras sale de este trance. ¡Ánimo!

PUBLICIDAD

Qué linda y simpática es Thais Alfaro, la nueva chica de los espectaculos de Telenoticias. Finalmente, una cara nueva, radiante y con carisma viene a remozar el entretenimiento de los de La Sabana. Esta chica, además de bella, posee un excelente don de gentes, es amable y, según nos cuentan, muy trabajadora. A ponerle ganas y a hacer de los espectáculos un segmento de lujo, con criterio periodístico y profesional.

Hablando de caras no tan nuevas, Marilin Gamboa ya regresó a la planilla del 7. Nos alegra ver de nuevo a la morenota presentando 7 Estrellas. Su aspecto maduro, sobrio y elegante aporta variedad al elenco.

Muy de a callado, al parecer, anda Bryan Ganoza de manita sudada, de nuevo, con Melissa Mora. Esta vez, eso sí, la pareja parece estar tratando de alejarse de los medios, aunque tampoco se andan escondiendo. Ya lo habíamos dicho: hacen muy bonita pareja y, si es cierto que están juntos de nuevo, hacen bien en dejar de ventilar sus altibajos en programillas de tercera.

Por más que lo intentaron, no le aguaron la fiesta a la combatiente Tatiana Chavarría, quien, a dos semanas de casarse, protagonizó sin proponérselo un escandalillo. “Alguien” subió un video de ella y su excompañera de programa, Dayana Hidalgo, cuando departían en una piyamada y se observaban en actitudes cariñosas.

El futuro esposo, Nahen Castillo, apoyó a su novia en todo momento y, según hemos leído, la pareja dejó el mal trago de lado y ahorita están preparando los últimos detalles de la boda, que será en horas de la tarde en un hotel de playa en el Pacífico (se reservaron el nombre del lugar por aquello de que lleguen paparazis, ay carajo).

Eso sí, ya anunciaron que tomarán acciones legales contra la persona que subió el video a You Tube, y parece que la cosa va más seria que un pleito de machetes.

Bonita sorpresa se llevó el periodista Javier Rojas (hay que ponerse de pie para citar a este SEÑORÓN del periodismo deportivo nacional), cuando recibió la visita de David Patey, presidente del Herediano, mientras estaba convaleciente en el hospital México. Por dicha, lo de Javier no fue nada serio y ya está con toda la pata, para ventura de él, de su familia, del gremio que tanto lo respeta y de un país que lo admira.

PUBLICIDAD

Cuando se anunció que en abril se estrenaría el musical “La historia salvaje”, un homenaje al icónico músico nacional José Capmany, empezamos a comer ansias. El fin de semana pasado por fin llegó el día, y hay que decir que aquello superó todas nuestras expectativas.

Por supuesto, Pedro Capmany, hijo del fallecido roquero, sencillamente conquistó a la audiencia del Melico Salazar por la hermosa interpretación de su padre: su porte, sus gestos, hasta el caminado de José interpretó igualito, pero lo hizo hasta el punto exacto, no sobreactuó y en ningún momento trató de imitar aquellos rictus y tics tan particulares que tenía José y que posiblemente habrían forzado la interpretación.

Memorables los diversos papeles que encarnó en forma brillante y divertida el músico Luis Montalbert-Smith, en especial la reivindicación y el reconocimiento que le hizo a Enrique Ramírez (ya fallecido también), cofundador de Café con leche, aquel locazo que, con sus ocurrencias y desafueros, ayudó a cimentar la imagen del dúo en sus arranques.

El montaje, como tal, estuvo muy bien logrado. Ni qué decir de la forma en que nos trasladó al pasado y a aquellos pasajes inolvidables de los 80 y los 90, siempre con Capmany y su propia historia de luchas, fracasos, éxitos y particularidades, como eje de la historia. De alguna manera, además de derramar una que otra lágrima de emoción y vibrar con los momentos clímax (como cuando Pedro canta La Modelo acompañado de los músicos de su padre), ese domingo a media tarde muchos salimos del Teatro como quien viniera del túnel del tiempo, mascullando una reflexión sobre Capmany: la vida es bella, es corta, es aquí, y es ahora.

Aunque ya han pasado varios días, vale rescatar el sobrio y respetuoso, pero directo y fuerte editorial del jueves 11 de abril, en el que el codirector de Telenoticias acopió la voz de casi todo un pueblo y emplazó a la presidenta Laura Chinchilla por las desfortunadas decisiones que tomó durante las celebraciones patrias del Día de Juan Santamaría.

A las 7 de la mañana del día siguiente, unas 12 horas después, había en el Facebook de Teletica más de 3.000 comentarios. Importante que en una coyuntura como la que acaeció ese día, los noticiarios marquen pauta no solo con la información, sino con sus posiciones que, en este caso, tuvieron el tono y el tino perfectos de un 11 de abril que dejó un manchón negro en la historia de las celebraciones patrias del país.

  • Comparta este artículo
Archivo

Tico en tragedia de Boston: un rostro conocido

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota