Archivo

Ska-P está acuerpando una gran fiesta rebelde en el Saprissa

Actualizado el 20 de marzo de 2013 a las 12:00 am

La banda española inició su concierto a las 8 p. m.

Archivo

Ska-P está acuerpando una gran fiesta rebelde en el Saprissa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

San José (Redacción). Cientos de personas se adueñaron, por una noche, del estadio Ricardo Saprissa, en Tibás, para recibir con brazos y mente abiertos a la banda española Ska-P , que ha inyectado su medicina en cada uno de los fanáticos que se congregaron en el recinto.

En punto a las 8 p. m. de este 20 de marzo, luego de las presentaciones de las bandas costarricenses Un Rojo y La Milxia, Pulpul, el cantante del grupo español, tomó el micrófono y anunció dos noticias, una buena y una mala.

La mala era que Pipi, el showman de Ska-P que siempre hace estragos en el escenario, y segundas voces, no podía estar presente por un malestar estomacal. La buena era que de todas formas iban a dar el concierto.

Empezaron con un ska instrumental que puso el ambiente a calentar, justo antes de que sonara A la mierda, un himno con el que el estadio se cobijó de gritos y felicidad.

Siempre consecuente con su discurso anticapitalista, Ska-P amenizó entre canciones con discursos sobre la iglesia católica, el racismo, el facismo y hasta sobre Laura Chinchilla,la presidente de Costa Rica.

Hasta el momento, la agrupación ha disparado clásicos de su discografía, como Niño soldado y Crimen sollicitationis, además de canciones de su nuevo disco,como Se acabó.

  • Comparta este artículo
Archivo

Ska-P está acuerpando una gran fiesta rebelde en el Saprissa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Alessandro Solís Lerici

alessandro.solis@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Periodista de la Revista Dominical de La Nación. Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica. Escribe sobre temas sociales, internacionales, generaciones jóvenes, crónicas, problemáticas culturales.

Ver comentarios
Regresar a la nota