Archivo

‘Sentí un fuerte golpe en el fondo de mi tabla’

Actualizado el 10 de septiembre de 2012 a las 12:00 am

Archivo

‘Sentí un fuerte golpe en el fondo de mi tabla’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Joe Walsh, de 38 años, y su esposa Maite llegaron a Costa Rica el 1.° de setiembre para surfear en la costa pacífica. | CORTESÍA DE  JOE WALSH PARA LA NACIÓN.
ampliar
Joe Walsh, de 38 años, y su esposa Maite llegaron a Costa Rica el 1.° de setiembre para surfear en la costa pacífica. | CORTESÍA DE JOE WALSH PARA LA NACIÓN.

Traducción: Gerardo Chaves Edición: Esteban Mata y Álvaro Murillo

Mi esposa Maite y yo hemos estado de viaje desde México durante los pasados cuatro meses, y nos dedicamos a hacer surf por la costa pacífica de Centroamérica. Llegamos a Santa Teresa (Guanacaste) el 1.° de setiembre para quedarnos un mes.

En la mañana del 5 de setiembre, Maite y yo seguimos la rutina de un desayuno liviano para ir después a la playa para surfear.

Entramos al agua a las 7:30 a. m. y había olas de buen tamaño. El oleaje en verdad era divertido y la mañana estaba bellísima para surfear. Maite se había ido a la playa y yo seguí surfeando.

Acababa de viajar en una ola y empecé a impulsarme hacia fuera. Pasé por debajo de una ola y luego sentí un fuerte golpe en el fondo de mi tabla. Era algo muy raro y sorprendente. Lo primero que pensé es que una mantarraya grande había golpeado el fondo de la tabla.

Sentía como si la tabla se estuviera bamboleando y no se estabilizaba. Era como si algo la golpeara por abajo y, entonces, pensé que, sin darme cuenta, la podía haber quebrado en la ola anterior. El estruendo en el agua y el golpeteo en mi tabla continuaron durante unos 20 segundos. No tenía idea de lo que estaba ocurriendo. El agua que me rodeaba estaba inquieta, algo parecido al bullir que se produce en la superficie después de movimientos fuertes de las olas sobre un fondo rocoso. Traté de convencerme de que era solo una rompiente muy fuerte y que estaba atrapado en un choque de dos corrientes. En todos mis años de surfear, nunca antes había experimentado algo así.

Los golpes en el fondo de la tabla cesaron y el agua a mi alrededor se calmó, pero sabía que algo muy raro acababa de ocurrir. Miré hacia la playa y noté que Maite me hacía frenéticas señas para que saliera del agua. Algo andaba mal porque ella nunca antes me había llamado de esa manera. Miré, playa abajo, y podía ver a otras dos personas que hacían señas a los surfeadores para que salieran del agua. Corrí adonde Maite y ella gritó: “¿Lo sentiste?”, y señaló las grandes grietas que habían aparecido en la arena. Claramente estaba conmocionada.

PUBLICIDAD

Al estar en tierra, ella sabía exactamente lo que había ocurrido. En una milésima de segundo todas las cosas cayeron por su peso. El retumbo y el golpeteo los había causado un terremoto.

Entonces, nos entró el temor, ¡la amenaza de un sunami era real! Rápidamente nos alejamos de la playa e hicimos señales a los cinco o seis surfeadores que todavía estaban ahí para que salieran del agua. Corrimos, playa arriba, al tiempo que mirábamos sorprendidos las grietas que se alargaban por la arena.

Salimos a la carretera principal y sentimos el pánico en el polvoriento aire. El pequeño poblado a la orilla de la playa se sentía diferente. Corrimos hasta nuestro apartamento, cogimos los pasaportes, agua y galletas.

El administrador de los apartamentos, Gianni, nos esperaba para asegurarse de que estábamos bien. Junto con Giselle, encargada de la limpieza, y los cuatro perros de él, nos guió a un punto en los cerros.

Si bien es horrible que un evento como ese ocurriera, fue asombroso experimentarlo de primera mano. A cada momento, el pensamiento vuelve al momento en que me aferraba a la tabla. Experimentar un terremoto mientras estaba surfeando fue una experiencia única; algo que nunca olvidaré.

Joe Walsh y su esposa Maite están de gira por Centroamérica. Llegaron el 1.° de setiembre .

  • Comparta este artículo
Archivo

‘Sentí un fuerte golpe en el fondo de mi tabla’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota