Archivo

San Carlos y Belén: formas disímiles de dar la riqueza

Actualizado el 19 de noviembre de 2012 a las 12:00 am

Archivo

San Carlos y Belén: formas disímiles de dar la riqueza

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         El paisaje común sancarleño entre Ciudad Quesada y Florencia: viviendas en muy mal estado. | CARLOS HERNÁNDEZ
ampliar
El paisaje común sancarleño entre Ciudad Quesada y Florencia: viviendas en muy mal estado. | CARLOS HERNÁNDEZ

Belén y San Carlos están entre los 10 primeros cantones por su generación de riqueza, pero su repartición es diferente en cada uno, según evidencia su posición en el índice de desarrollo humano (IDH).

Belén es primero en el ranquin de capacidad de generación de riqueza, según el programa Estado de la Nación, y cuarto en desarrollo humano, de acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

San Carlos, conocido por su alta producción, en especial agropecuaria, es octavo en generación de riqueza, pero está de 39 entre 81 cantones en desarrollo humano.

En el extremo inferior están cantones como Guatuso y Buenos Aires, con poca capacidad para generar riqueza y también con muy poco desarrollo humano.

Esos son ejemplos de las disparidades en desarrollo que presenta el país a escala cantonal, afirma Ricardo Matarrita, investigador independiente que hizo el trabajo para el Estado de la Nación en el 2011.

Horacio Alvarado, alcalde de Belén, dijo que los niveles de educación, la gran seguridad, las grandes industrias, la cercanía de las universidades, la infraestructura, los transportes y la posición geográfica benefician a ese cantón.

Por el contrario, el alcalde de San Carlos, Alfredo Córdoba, reconoció que aunque San Carlos es el quinto mayor exportador del país, la mayor parte de las firmas exportadoras son de capital extranjero.

Además, el 80% de la mano de obra de las exportadoras agroindustriales es población migrante que se dedica a enviar dinero a la familia en su país.

En Guatuso, cuando asumieron sus puestos en la Municipalidad, no había ejecución de proyectos (las partidas se tenían que devolver) y no tenía nivel jerárquico y todo el mundo era jefe, explicó la vicealcaldesa, Guiselle Piedra.

Tampoco había encargado de proveeduría, por lo que todos compraban, no existía una oficina de recursos humanos y tampoco se contaba con un encargado de auditoría, agregó Piedra.

Aparte de esos problemas, el gobierno local presentaba un déficit de presupuesto del 60%. Las cuestiones de índole administrativa se resolvieron paulatinamente y ya hay orden, agregó la funcionaria.

En el caso financiero, Piedra dice que esperan llegar el equilibrio en abril del 2013 pues también se supera paulatinamente el problema de que no se cobraban los impuestos.

PUBLICIDAD

Dijo que se unieron con Los Chiles y Upala en capital humano y estrategias y están seguros de salir adelante en esos cantones.

  • Comparta este artículo
Archivo

San Carlos y Belén: formas disímiles de dar la riqueza

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Marvin Barquero S.

mbarquero@nacion.com

Periodista de Economía

Periodista en la sección de Economía. Realizó sus estudios de Comunicación en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre temas de producción y de comercio exterior.

Ver comentarios
Regresar a la nota