Archivo

Reinar después de morir

Actualizado el 07 de marzo de 2013 a las 12:00 am

Archivo

Reinar después de morir

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

“Reinar después de morir” es el título de una obra de teatro del dramaturgo español Luis Vélez de Guevara y Dueñas (1574-1644). Tuve la suerte de ver la puesta en escena hace muchos años, no recuerdo si por la Compañía de Carlos Lemos o la de Alejandro Ulloa. El impacto del último acto todavía prevalece en mi memoria.

Se trata de la vida de Inés de Castro, la amada, por años, del aspirante al trono de Portugal, Pedro I. Cruentas luchas de poder, y un odio feroz hacia ella provocan que sus enemigos la asesinen antes de casarse con Pedro. Cuando al dolido enamorado, sin su Inés, le corresponde asumir el trono, aplica su propia venganza. Manda exhumar el cadáver de la amada y obliga a los cortesanos a que le rindan los honores, reverencias y ceremonias debidos a una reina: fue coronada y “reinó después de morir”. Su figura ha atraído literatos y dramaturgos, Tirso de Molina entre ellos, que han recreado su vida.

Muchos años después, García Márquez nos recuerda lo siguiente sobre caudillos latinoamericanos en el discurso La soledad de América Latina , leído al recibir el Premio Nobel: “El general Antonio López de Santana, que fue tres veces dictador de México, hizo enterrar con funerales magníficos la pierna derecha que había perdido en la llamada Guerra de los Pasteles”.

Otro ejemplo: “El general García Moreno gobernó al Ecuador durante 16 años como un monarca absoluto, y su cadáver fue velado con su uniforme de gala y su coraza de condecoraciones sentado en la silla presidencial”.

Hay otros ejemplos históricos como el caso de Evita Perón que sigue siendo una “santa” a quien aún le prenden velas para que conceda favores.

También se dan textos ficcionales apoyados en acontecimientos históricos que recrean los desmanes, fanatismo, mitificaciones, sucesos inverosímiles e insólitos a los que conduce el ansia de poder.

Para dolor nuestro, pareciera que Latinoamérica es campo propicio para ello.

  • Comparta este artículo
Archivo

Reinar después de morir

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota