Archivo

Reformando China

Actualizado el 30 de diciembre de 2012 a las 12:00 am

Apremiantes reformas sociales y políticas para mantener la estabilidad en China

Archivo

Reformando China

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Al finalizar el XVIII Congreso Nacional del Partido Comunista Chino (PCCh) el pasado mes de noviembre, Xi Jinping fue elegido secretario general del PCCh y futuro presidente de dicha potencia asiática. En un artículo anterior publicado por La Nación , Relevo Político en China, expuse las interacciones entre dos facciones en el interior del Partido, los tuanpai y los principitos, y cómo esta relación pondría a prueba la madurez política del Partido.

Ahora nos compete analizar este resultado y su impacto en el desarrollo económico y político chino. Con el ascenso de Xi Jinping, las reformas, principalmente económicas, están a la orden del día. Como habría de esperarse, el nuevo secretario general del PCCh y protegido del ex presidente Jiang Zemin, ha iniciado una serie de reformas que van a marcar la pauta del desarrollo del gigante asiático.

¿Cuáles reformas? Xi Jinping representa la facción conservadora de los ¨principitos¨, aquellos políticos herederos de los triunfos de sus padres durante la revolución, por lo que su elección como secretario general les hizo ganar la batalla de la composición del Comité Permanente del Buró Político, dejando fuera de la vista a gran parte de los tuanpai , aliados de Hu Jintao y formados a través del la Juventud del PCCh. Estos últimos son los que tradicionalmente han sido considerados reformadores.

Sin embargo, la primera visita realizada por el nuevo secretario general fue a la ciudad de Shenzhen, un acto muy simbólico en la historia moderna china, pues justamente el expresidente Deng Xiaoping, el principal reformador de la China contemporánea, también visitó dicha ciudad en 1992, dando inicio a una nueva economía social de mercado en China.

Desde su elección , se han venido dando una serie de reformas financieras principalmente relacionadas al control sobre la cuenta de capital y que buscan un mayor acceso por parte de inversionistas privados extranjeros al sistema financiero chino. Por ejemplo, en noviembre 22, la Administración Estatal de Divisas (SAFE por sus siglas en inglés), encargada de regular el mercado de divisas, levantó algunas restricciones a la inversión extranjera directa en China y la inversión china en el extranjero. Igualmente, el pasado 14 de diciembre, la Comisión Reguladora de Valores de China (CSRC por sus siglas en inglés) levantó el techo de US$1 mil millones para los fondos soberanos y bancos centrales que invierten en activos chinos a través del Programa de Inversionistas Extranjeros Calificados.

PUBLICIDAD

Esta tendencia hacia una modernización del sistema financiero y un mayor impulso a la inversión privada, podría convertirse en un arma de doble filo para la economía china, pues de no realizarse con el debido cuidado, una desregulación apresurada podría atraer una gran cantidad de capital especulativo y desestabilizar la economía.

¿Cuáles retos? Siendo la segunda economía mundial, China enfrenta retos importantes referentes a la modernización de su aparato económico y financiero, pero también existen necesidades sociales y políticas que deben ser atendidas por el Partido.

En China, aunque no existen datos oficiales por parte del Gobierno, los organismos internacionales han calculado que el coeficiente de Gini –una medida de la desigualdad económica en la que cero es igual a la igualdad perfecta, y uno representa desigualdad absoluta– ha pasado la preocupante línea de 0,5, lo que puede ser una amenaza para la estabilidad económica y social del país. Los precios de los alimentos y los combustibles han aumentado considerablemente y si bien existe una mayor prosperidad económica, un vasto sector de la población no se ha visto beneficiado por el esperado efecto del goteo. Además, urge una reforma fiscal pues la actual Ley del Impuesto sobre la Renta se ha demostrado afecta directamente a la clase trabajadora, sin impactar a la clase más adinerada cuyos principales ingresos se devengan de inversiones y no de un salario, neutralizando el efecto redistributivo que se emana de dicha regulación.

La corrupción es el otro bemol del PCCh. Después del afamado caso de Bo Xilai que le dio la vuelta al mundo y de innumerables acusaciones de enriquecimiento ilícito por parte de ministros, altos funcionarios y empresarios allegados al Partido, el reto de la corrupción debe ser de principal atención para el Secretario General. Después de la transición de poder en XVIII Congreso, los líderes del país han expresado su determinación por luchar contra la corrupción. El 17 de noviembre, Xi Jinping dijo que la corrupción, si no se controla, podría arruinar el Partido Comunista y la nación.

En este sentido, el 9 de diciembre, el gobierno de la provincia de Cantón en el sur de China seleccionó tres condados –Hengqin, Nansha y Shixing– para ser “zonas experimentales” de un nuevo sistema de transparencia para el 2013. Así, los funcionarios públicos de Cantón estarían obligados a reportar sus ingresos y bienes familiares, y los que oculten información o mientan serían despedidos. Sin duda un importante paso en la lucha contra la corrupción en el Partido.

PUBLICIDAD

Xi Jinping probablemente estará acompañado en la cúspide del poder chino por Li Keqian, actual viceprimer ministro y protegido del presidente Hu. Li no solamente representa a la facción de los tuanpai , también fue el primer abogado en convertirse en miembro del Comité Permanente del Buró Político del partido y sería el primer abogado en convertirse en primer ministro.

Balance de poderes . Con una profunda creencia en el Estado de derecho y en los modernos sistemas constitucionales, Li Keqian traería un balance de poderes al Partido, y su cercanía al pueblo chino sería de gran ayuda para subsanar los grandes problemas sociales que enfrenta China en la actualidad. Si bien el crecimiento económico y la modernización del sistema financiero debe es importante para China, existen apremiantes reformas sociales y políticas que deben ser atendidas con prontitud para mantener la estabilidad del país.

Sergio Rivero Máster en Economía, Universidad Renmin de China.

  • Comparta este artículo
Archivo

Reformando China

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota