Archivo

El Rápido Ortiz, maestro de la locución

Actualizado el 20 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Archivo

El Rápido Ortiz, maestro de la locución

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En 1974 se disputó el Mundial de Futbol en Alemania y la única forma de seguirlo –para alguien que estaba en secundaria– era a través de la radio.

Dada mi inclinación y fiebre por este deporte, recibí autorización de los profesores del Liceo Laboratorio (UCR), para informar de los goles en los partidos a los más futboleros de la clase.

Tenía 14 años de edad y la transmisión que me atrapó desde un principio fue la de radio Columbia, con una dupla de lujo que hizo historia en la radiodifusión deportiva del país: el maestro de la locución, José Luis el Rápido Ortiz, y Javier Rojas, con sus acertados y filosos comentarios.

Por casi 30 años estuvieron presentes en todos las competencias deportivas de relevancia.

Sus primeros Juegos Olímpicos fueron los de México 1968 y ahí ambos se lucieron con la transmisión de los partidos por la medalla de oro en baloncesto entre Estados Unidos y Yugoslavia, y en futbol entre Hungría y Bulgaria.

Dos años después describieron su primer Mundial de Futbol en México 1970, con el Brasil de Pelé. Se les unió el comentarista Jorge Pastor Durán y el locutor comercial Carlos Alberto Patiño, en la Caravana Deportiva Toshiba.

La descripción fiel y emocionante del Rápido continuó con la Alemania de Beckenbauer (1974), la Argentina de Kempes (1978), la Italia de Paolo Rossi (1982) y la Argentina de Maradona (1986).

Su último Mundial fue en Corea-Japón 2002, junto a su hijo Alejandro, para el programa Titulares Deportivos , de Canal 13. Diez años después, el domingo pasado, murió en su casa, a los 81 años.

Pionero y formador. Con nostalgia escucho las grabaciones que conservo del Rápido, como la gira europea de 1977 para narrar la definición de los últimos cupos a Argentina 78, con su dicción extraordinaria, su fiel y emotivo relato.

Una narración que hizo época, fue toda una escuela y lo ubica como el referente indiscutible de la locución deportiva de Costa Rica.

Nos contagiaba tanto que, ingenuamente, lo imitábamos, haciendo transmisiones ficticias de los Mundiales o el del futbol tico.

Su descripción del zapatazo de Enrique Rivers a Italia en la Olimpiada de Los Ángeles 1984, “quemando zacate” como subrayó esa vez, nos saca las lágrimas y se nos hace un nudo en la garganta.

PUBLICIDAD

Por ser tan multifacético, incursionó en todas las ramas del periodismo, desde que empezó en 1948. En Deportivas del 13 , entre 1978 y 1982, fue pionero con Javier de los noticieros deportivos, como el único medio que poseía la exclusividad de todos los clubes.

Sumamente culto; pero lo que más le agradaba era hacer de tutor y formador de nuevos prospectos de la radio y la televisión. La herencia de este maestro de la locución está presente en todos.

  • Comparta este artículo
Archivo

El Rápido Ortiz, maestro de la locución

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota