Archivo

Puerto Viejo, en cuenta regresiva

Actualizado el 09 de agosto de 2012 a las 12:00 am

Archivo

Puerto Viejo, en cuenta regresiva

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Puerto Viejo, en cuenta regresiva - 1
ampliar
Puerto Viejo, en cuenta regresiva - 1

Cada ola en Puerto Viejo, Cahuita y Manzanillo es como un pasito más de la aguja de un reloj que causa temor en el músico Wálter Ferguson, así como en decenas de familias que viven en las costas de Talamanca.

La fecha del 30 de noviembre, en cambio, se mantiene firme en los documentos. Por ahora, no hay “más allá” para los desalojos y las demoliciones que le ha ordenado la Contraloría General de la República a la Municipalidad de Talamanca.

Contra el tiempo, el Ayuntamiento interpuso un contencioso contra la Contraloría para evitar cumplir con el informe DFOE-DI-459 de marzo pasado.

“Yo, a mi edad (90), no puedo hacer nada: solo pedirle a Dios que me ayude a mí. Estoy preocupado por toda mi gente de Cahuita que luchó tanto para levantar este pueblo, y ahora nos quieren sacar de nuestra tierra”, dijo ayer Ferguson, cantante y compositor del calipso.

En la memoria de los locales está el sonido de los tractores que demolieron los hoteles Suerre y Las Palmas en julio del 2011. Temen que la misma maquinaria se lleve casas como la del anciano Ferguson en Cahuita, o negocios que han resultado claves en la imagen que Puerto Viejo se ha ganado con los años ante el turismo nacional y foráneo.

Este es uno de los problemas que en semanas recientes motivó al exdiputado Edwin Patterson a reclamar más atención gubernamental, bajo la amenaza de impulsar un movimiento de anexión de estas comunidades a Panamá.

El comerciante Manuel León Salazar no apoya la idea, pero comparte el reclamo. “Se toman acuerdos en los escritorios de San José para quitarnos lo que nos ha costado levantar con el sudor de la frente. Estamos peleando, la gente va a defender sus terrenos, no nos vamos a ir”, declaró.

  • Comparta este artículo
Archivo

Puerto Viejo, en cuenta regresiva

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota