Archivo

entre líneas

Preguntas

Actualizado el 02 de junio de 2013 a las 12:00 am

Archivo

Preguntas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

“La Unidad Socialcristiana hizo un intento de renovarse y lo que ha demostrado es que es la misma Unidad que ha contribuido a tener a este país como está”, comentó el diputado Juan Carlos Mendoza cuando conoció la victoria del Dr. Rodolfo Hernández en la convención interna del PUSC.

La pregunta es si se trata, también, de la Unidad Socialcristiana cuyo apoyo le permitió al legislador conquistar la presidencia del directorio legislativo en mayo del 2011; la misma que se mantuvo a su lado durante toda la legislatura, haciendo causa común en infinidad de circunstancias.

El diputado José María Villalta, también forjador y partícipe de la alianza opositora, apunta que detrás del Dr. Hernández se encuentra el expresidente Rafael Ángel Calderón y la posibilidad de una unión con el PUSC, en esas condiciones, “sería aliarse con quienes enfermaron a Costa Rica”.

La pregunta es si don Rafael Ángel estaba tan lejos de la fracción socialcristiana integrada por su esposa y otros legisladores de raíz calderonista cuando el diputado del Frente Amplio abrazó la oportunidad de unirse a ellos para arrebatar el control del Congreso al oficialismo. Con los votos de los aliados, doña Gloria Bejarano ganó la primera prosecretaría del Congreso y si el exmandatario no estaba detrás de ella, de seguro estaría a su lado.

Don Luis Guillermo Solís, ex secretario general de Liberación Nacional y aspirante a la candidatura del Partido Acción Ciudadana dice haber presumido que el candidato del PUSC “iba a salir de un grupo de condiciones éticas y una propuesta de agenda nacional diferente a la del doctor”.

La pregunta es por qué don Luis Guillermo exige hoy al PUSC condiciones éticas y propuestas distintas a las requeridas cuando apoyó entusiasta la alianza legislativa de oposición. Vale inquirir, también, de dónde salió la curiosa presunción sobre la candidatura socialcristiana cuando para nadie es secreta la decisiva influencia del calderonismo en esa agrupación.

La presunción y la reconsideración de los requisitos pueden haber surgido de la mesa del restaurante Antojitos, donde la dirigencia formal del PAC, ayuna de arrastre en las bases, se reunía a hablar de alianzas con representantes del PUSC atrapados en idénticas condiciones.

PUBLICIDAD

Los comensales socialcristianos ya no pueden comprometer a su partido. Fueron barridos en las urnas. Los contertulios del PAC se quedaron sin contraparte socialcristiana, pero quizá conserven la posibilidad de forjar otros compromisos si imponen una convención cerrada. Así se garantizarán mejor suerte e impedirán a las bases del partido transformar en realidad los pronósticos de las encuestas.

La pregunta es para qué.

  • Comparta este artículo
Archivo

Preguntas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Armando González R.

agonzalez@nacion.com

Editor General Grupo Nación

Laboró en la revista Rumbo, La Nación y Al Día, del cual fue director cinco años. Regresó a La Nación en el 2002 para ocupar la jefatura de redacción. En el 2014 asumió la Edición General de GN Medios y la Dirección de La Nación. Abogado de la Universidad ...

Ver comentarios
Regresar a la nota