Archivo

Vida en la empresa

Póngale motor

Actualizado el 01 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Archivo

Póngale motor

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La palabra “motor” parece onomatopéyica. No lo es, pero casi ruge. Movimiento, móvil, motivación, no hacen tanto ruido como la palabra motor.

Construya usted un juguete. Una armadura, unos ejes, unas ruedas. Todo inerte. Póngale motor, y algo muy parecido a la vida animará al juguete.

La flecha se mueve con el impulso que le da la recuperación de la forma del arco que la lanza. El velero con el viento que sopla incesante. La bala con la dramática transformación de la pólvora en humo.

Julián Marías dedica su Historia de la Filosofía a “'Manuel García Morente que fue Decano y alma de aquella Facultad'”. Todo proyecto requiere un órgano que le dé aliento, que lo anime. Todo proyecto necesita un alma.

He visto entidades de acción que han perdido el alma. Las he visto con el alma encarnada en una persona. Y con el alma repartida entre muchos que comparten el mismo sueño. He visto proyectos muy bien diseñados que languidecen por falta de motor. Por falta de un campeón que sienta que esta es su oportunidad y su razón de ser.

Alguien que esté dispuesto a dejarse los dientes por el éxito del empeño. A quien se le vaya la vida en los resultados del plan. Que sienta que su honor, de una cierta manera, está ligado al éxito del proyecto.

La dinámica de la acción humana es análoga en muchas esferas: sueños, planes, detalles, personas responsables, motivaciones, cronogramas, revisiones, resultados. Lo que tal vez es diferente en diferentes esferas es la trascendencia que le atribuyamos.

En esto un paseo de campo difiere de una reforma política. Un proyecto educativo de un desfile estudiantil. Y una siembra de rábanos de una de cedros.

La trascendencia se debe a la distancia desde la cual sentimos que nos miran cuando hacemos algo, cuando no se distinguen por lo lejanas que se encuentran en el futuro, la intensidad de la necesidad ni las facciones de los beneficiarios de lo que ahora hacemos.

  • Comparta este artículo
Archivo

Póngale motor

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota