Archivo

Expertos las presenciaron El 1.º y 2 de mayo

Poás tuvo dos erupciones freáticas de 60 y 20 metros

Actualizado el 03 de mayo de 2013 a las 12:00 am

Temperatura del agua subió 5 °C, mientras que el domo alcanzó los 600 °C

Laguna del cráter está a escasos diez metros de secarse completamente

Archivo

Poás tuvo dos erupciones freáticas de 60 y 20 metros

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Los guardaparques del Parque Nacional Volcán Poás captaron el momento exacto en que ocurrió la primera erupción freática, el 1.º de mayo, a las 11 a. m. | SINAC-ACCVC/RSN: UCR-ICE PARA LN
ampliar
Los guardaparques del Parque Nacional Volcán Poás captaron el momento exacto en que ocurrió la primera erupción freática, el 1.º de mayo, a las 11 a. m. | SINAC-ACCVC/RSN: UCR-ICE PARA LN

Dos erupciones freáticas de gran tamaño sacudieron al volcán Poás el 1.º de mayo, a las 11 a.m., y ayer 2 de mayo, a las 12:40 p.m.

La primera erupción alcanzó los 60 metros de altura; fue reportada por el personal de guardaparques del volcán Poás. La segunda fue presenciada por los vulcanólogos de la Red Sismológica Nacional (RSN: ICE-UCR): llegó a 20 metros.

Una erupción freática ocurre en el fondo del lago del cráter activo. Desplaza agua pero sin magma (roca fundida con gases).

Según Gino González, vulcanólogo de la RSN, estas erupciones en el Poás fueron precedidas por actividad sísmica y un incremento en la temperatura de las aguas.

“Registramos temperaturas de hasta 600 °C en el domo, y el lago también aumentó 5 °C. En el mundo, los lagos calientes están a 30 °C, pero el del Poás está a 46 °C”, comentó González.

Esto evidencia que el sistema volcánico aumentó su actividad. El Poás se encuentra muy activo desde diciembre del 2005, aunque posee periodos de relativa calma, como el ocurrido en el 2012.

Lago más seco. Debido a este aumento de actividad, la laguna caliente de este volcán alcanzó su nivel más bajo en los últimos 19 años. “Está a 10 metros de secarse”, dijo González.

“Una posible evaporación del lago dejaría que los gases ácidos salgan libremente a la atmósfera; con ello, se da un aumento en la lluvia ácida y una mayor afectación a los turistas que visitan el volcán Poás”, dice el Informe sobre la actividad de los volcanes activos de Costa Rica , correspondiente a abril del 2013.

La elaboración de este informe estuvo a cargo de la RSN y el Centro de Investigaciones en Ciencias Geológicas (CICG).

En el caso del Poás, su lago funciona como un filtro que retiene los gases ácidos que están debajo.

Sin este filtro, los gases tendrían vía libre hacia la atmósfera donde el dióxido de azufre puede mezclarse con el agua en las nubes y provocar lluvia ácida. La vegetación y los cultivos serían afectados.

Para González, el hecho de que el lago se esté secando se debe a una combinación de factores.

Por un lado, el aumento en la temperatura en el sistema volcánico acelera la evaporación. Además, con cada erupción sale agua del lago. A estos factores, hay que sumar la falta de lluvias.

PUBLICIDAD

“Ya estamos entrando en la estación lluviosa y puede ser que se recargue el sistema, pero esto va a depender de cuánto llueva”, informó González.

Agregó: “Si el lago sigue bajando, los gases pueden ir a la atmósfera y afectar a la gente que vive del lado de Bajos de Toro Amarillo y Sarchí. También puede afectar a quienes van al mirador, principalmente a quienes sufren problemas respiratorios. La recomendación es que estén poco tiempo allí”.

  • Comparta este artículo
Archivo

Poás tuvo dos erupciones freáticas de 60 y 20 metros

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Michelle Soto M.

msoto@nacion.com

Periodista de Ambiente

Redactora en la sección Aldea Global. Periodista graduada en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre temas ambientales. Recibió los premios Innovación para el Desarrollo Sostenible (2011) y Periodismo Agrícola y Desarrollo Rural (2012).

Ver comentarios
Regresar a la nota