Archivo

EDITORIAL

Planificación postergada

Actualizado el 23 de enero de 2013 a las 12:00 am

La Gran Área Metropolitana (GAM), hogar de la mayor parte de la población nacional, se rige por lineamientos establecidos hace tres décadas

La descoordinación institucional, algún grado de desidia y las rivalidades burocráticas se suman a los intereses en juego para privar al país de un plan de desarrollo urbano

Archivo

Planificación postergada

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El desarrollo de la Gran Área Metropolitana (GAM), hogar de la mayor parte de la población nacional, se rige por lineamientos establecidos hace tres décadas, cuando el desarrollo de hoy era apenas predecible, salvo para los expertos más comprometidos con el tema.

Los 31 cantones ubicados entre Paraíso de Cartago y Atenas de Alajuela están urgidos de una normativa capaz de ordenar el uso del suelo, prevenir daños ecológicos e incrementar la calidad de vida, pero intereses encontrados de los desarrolladores de vivienda, los ecologistas y las instituciones involucradas han descarrilado todos los esfuerzos ensayados hasta ahora.

Emblemático del problema es el proyecto de Planificación Urbana Regional de la Gran Área Metropolitana (Prugam), desarrollado al son de 18 millones de euros y muchos años de dedicación. Completado el trabajo, el Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU) rechazó la propuesta y solo quedaron como testimonio algunas obras “demostrativas”, como el bulevar de la Unión Europea (avenida 4) y la iluminación del parque de Zapote, así como los planes reguladores de 22 cantones.

Según el INVU, el planteamiento no satisface sus expectativas sobre la preservación de zonas de protección ambiental, la proximidad de fuentes de empleo y el crecimiento de la población en determinadas zonas. El rechazo del plan no ocurrió sin polémica. Los responsables del programa reclamaron al INVU haberse abstenido de participar, pese a las invitaciones cursadas y el papel rector del organismo en materia de desarrollo urbano.

Ahora, la Contraloría General de la República urge la aprobación del Plan de Ordenamiento Territorial de la Gran Área Metropolitana (Potgam), un documento sustituto del plan rechazado. La nueva propuesta revisa los conceptos del planteamiento original y se aparta de él en aspectos importantes, pero tampoco satisface a todos los sectores involucrados.

El INVU no solo efectuó los ajustes que se le exigieron cuando rechazó el Prugam, sino que introdujo cambios conceptuales. Aun así, no ha resuelto algunas de las observaciones del Ministerio de Vivienda, dice la ministra Irene Campos. El actual empeño del INVU contrasta con su abstención de participar en la confección del plan. En su momento, la entidad negó estar obligada a hacerlo, pero la ministra de la época, la ingeniera Clara Zomer, dijo lo contrario y se mostró sorprendida por la falta de supervisión del Prugam. “No se qué pudo haber pasado”, declaró. Ahora, el INVU va más allá de la revisión solicitada por las autoridades del sector y crea nuevos espacios para la polémica.

PUBLICIDAD

Las definiciones sobre el uso de la tierra y el anillo de contención urbana, una de las principales medidas de protección ambiental, tocan intereses de propietarios y desarrolladores de terrenos con alta plusvalía por su ubicación en la parte más poblada del país. Además, hay un fuerte debate sobre la potestad de las municipalidades para modificar los límites del desarrollo urbano mediante la aprobación de planes reguladores. Así, la discusión contiene elementos relacionados con la autonomía municipal.

Los afectados de uno u otro bando podrían dar al traste con el proyecto o importantes partes de él si, en la premura de su aprobación, las autoridades cometen errores susceptibles de revisión judicial. “Podríamos aprobarlo de prisa, pero al día siguiente cualquier actor afectado pone un recurso de amparo y se lo trae abajo”, explica la ministra Campos.

La descoordinación institucional, algún grado de desidia y las rivalidades burocráticas se suman a los intereses en juego para privar al país de un indispensable instrumento de desarrollo. El Gobierno decidió intervenir al más alto nivel para remediar los problemas y establecer la coordinación necesaria desde el despacho del vicepresidente Alfio Piva. ¿Por qué no se hizo antes?

  • Comparta este artículo
Archivo

Planificación postergada

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota