Archivo

Ottón detrás del mecate

Actualizado el 04 de junio de 2012 a las 12:00 am

La cúpula del PAC hace todo para impedir el liderazgo de Ottón Solís

Archivo

Ottón detrás del mecate

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La fotografía publicada por el periódico La Nación el 27 de mayo (http://www.nacion.com/2012-05-27/ElPais/pac-en-crisis-hace-aguas-en-su-intento-de-reinventarse.aspx) dibuja una de las principales causas de la crisis que enfrenta el PAC: la cúpula hace todo lo posible para negar e impedir el liderazgo de Ottón Solís.

En esa foto Ottón está sentado, escuchando, lejos del micrófono y de la mesa principal y “detrás del mecate” que se utilizó en la Asamblea Nacional celebrada el 26 de mayo para separar las autoridades del partido del público general. Para algunos en el PAC la sola presencia de Ottón en una reunión es una amenaza y consideran que “les roba pasto”, como dice el dicho popular. Se realizan jornadas de capacitación y al gran ideólogo del Partido, el que escribió el 99,9% de los documentos originales, cuyos inspiradores contenidos le permitieron al PAC llegar a ser la segunda fuerza política del país, ni siquiera se le invita.

Él renunció voluntariamente a ser otra vez candidato y con gran humildad llega a todos los eventos del Partido, pero ni siquiera se le extiende un saludo y menos se le solicita que dirija unas palabras.

Aparte de egoísmo y mezquindad, esto es miopía política de alto calibre.

Desconocer las ventajas políticas de tener a Ottón totalmente adentro, olvidar sus años de lucha desde la fundación misma del partido e intentar esconder su liderazgo, es tener “gafas de concha”.

Como lo dije en mi disertación ante ese encuentro de la Asamblea Nacional, Ottón presentó su nombre como candidato en tres ocasiones y nunca fue cuestionado o llevado a la Fiscalía por delitos de ningún tipo. Cuando algunos trataron de enlodar su nombre y el de su familia, siempre demostró su transparencia con creces.

Mientras los seguidores de otros partidos tienen que andar defendiendo a sus líderes ante las acusaciones que enfrentan, en el PAC nadie tiene que defender a Ottón, y él nunca nos ha avergonzado.

En el PUSC le cantan cumpleaños al Junior todos los años y ahora lo intentan renacer, en el ML ovacionan a Otto Guevara y lo reeligen por unanimidad presidente del partido, en el PLN siguen con los que criticaron tanto las “muletas” y ya se les olvidó todo lo que hizo al que se le olvida todo. Esos líderes, algunos con un pasado vergonzoso, hablan en las actividades de sus partidos como oradores principales, les rinden honores como si fueran héroes y quizá a alguno le dediquen hasta una pelea de gallos. Pero en las cúpulas del PAC, al líder fundador, él que nunca nos ha avergonzado, lo tratan de ningunear, en parte por ser exactamente lo contrario de esos líderes alabados en otros partidos.

PUBLICIDAD

Ottón no ha cambiado sus posiciones ni en lo ideológico ni en lo ético. Por defender el Código de Ética con que fundó el partido algunos dentro del PAC le han llenado de calificativos irrepetibles. Los mismos que antes aplaudían sus posturas, han cambiado y se molestan porque Ottón mantiene su coherencia. ¿Cómo esperar que una persona seria cambie tan rápido lo que predicó por todo el país?

Quizá a partir de la imagen que transmite esa foto de La Nación , la cual dice más que mil palabras, podemos retomar el rumbo. Esto debería facilitarse para los que temen a su liderazgo porque Ottón no será candidato y entonces no es rival de nadie. En sus deseos de unir y fortalecer al PAC, él vive alabando a todo el mundo dentro del partido, aun los que lo atacan un día sí y el otro también. Nos ha dado lecciones sobradas de generosidad y desprendimiento. ¿Por qué no pagarle con la misma moneda?

Si para algunos tener a Ottón marginado, detrás del mecate y bien lejos de las mesas principales del PAC, es un triunfo, ¿lo será para el PAC?

  • Comparta este artículo
Archivo

Ottón detrás del mecate

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota