Archivo

Nueva agenda con Europa

Actualizado el 28 de junio de 2012 a las 12:00 am

Archivo

Nueva agenda con Europa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En medio de la incertidumbre financiera que vive la Unión Europea (UE) y los desafíos conocidos en nuestra región, se llevará a cabo la firma del Acuerdo de Asociación entre Centroamérica y la Unión Europea, el 29 de este mes, en Tegucigalpa. También será ocasión para celebrar la incorporación de Panamá al Subsistema de Integración Económica de la región.

El Acuerdo es producto de un largo y complejo proceso en que han intervenido los ministerios de Relaciones Exteriores y de Comercio Exterior, con el apoyo de Agricultura y Ganadería y el Planificación, que no solo nos asegura un acceso preferencial a un mercado de más de 500 millones de habitantes con el ingreso promedio más alto del mundo, sino que establece una plataforma para que se lleve a cabo un diálogo político que se podría aprovechar para plantear la modernización de la estructura institucional de la región y una ocasión para discutir nuevas formas de cooperación, condiciones que países como Singapur, Malasia, India, Brasil o Argentina todavía no han logrado con la UE.

Es de destacar que el Acuerdo, cuando entre en vigencia después de ser aprobado por el Parlamento Europeo y nuestra Asamblea Legislativa, le pondrá fin al acceso restringido que nuestro país ha tenido al mercado europeo debido a las reglas unilaterales y temporales del Sistema Generalizado de Preferencias (SGP) y lo sustituirá por uno que garantiza acceso preferencial permanente y más ambicioso, con reglas claras para ambas partes. Pero hay más, mucho más. Recordemos que la UE es el principal inversionista en la región latinoamericana, mayor que Estados Unidos o China, con un 40% del total. Al garantizarse acceso preferencial de nuestros bienes y servicios al mercado europeo, se dan las condiciones para fomentar la inversión europea en nuestra región y con ella se puede producir una nueva ola de oportunidades para todos. También es preciso recordar que a pesar de las penas financieras que Europa pueda tener, la UE no ha perdido su capital humano, propiedad intelectual o desmejorado sus prácticas productivas. Al contrario, las dificultades no han hecho más que recordarle a Europa que solo siendo más productiva y competitiva puede superar la crisis. Eso se ha traducido en aumentos importantes en fondos para investigación y desarrollo, en el fomento de alianzas entre los sectores productivos y académicos y en un énfasis de la innovación. La Unión Europea produce casi la cuarta parte del PIB mundial y su comercio con la América Latina solo es superado por Estados Unidos y posee, como se ha mencionado, una impresionante riqueza intelectual que está dispuesta, mediante el Acuerdo, a compartir con nosotros. También es el mayor donante del mundo.

PUBLICIDAD

Ha llegado la oportunidad de asociarnos con la Unión Europea. Ojalá sepamos aprovecharla.

  • Comparta este artículo
Archivo

Nueva agenda con Europa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota