Archivo

Nombramiento de jueces

Actualizado el 29 de junio de 2012 a las 12:00 am

No hay impedimento para ser nombrado juez por haber investigación en mi contra

Archivo

Nombramiento de jueces

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En relación con el artículo publicado el jueves 21 de junio del 2012, página 15-A, titulado “Corte nombró a juez, pese a ser investigado por prevaricato”: la expresión “pese a ser investigado por prevaricato” podría ser interpretada como la existencia de un impedimento legal para ser nombrado juez de la República; deseo resaltar que ello no es así.

Siendo el nombramiento de juez una potestad discrecional de la Corte, esta tiene competencia para hacer las designaciones correspondientes, sin que la existencia de una investigación sea por sí sola elemento suficiente para excluirme de la lista de elegibles.

En este sentido, en épocas recientes este mismo medio ha dado a conocer investigaciones seguidas contra jueces y juezas sin que se aplicara ninguna medida en contra de ellos y ellas antes de siquiera existir el juicio de probabilidad sobre la existencia de un delito y la participación en él .

Por otro lado, es importante hacer notar que, en su oportunidad, el fiscal Miguel Navarro solicitó el dictado de sobreseimiento definitivo a mi favor por los delitos de falsedad ideológica y prevaricato que, atropellada y maliciosamente, me endilgó el Ministerio Público en su oportunidad.

En dicha solicitud se exponen ampliamente las razones por las que el ente fiscal llega a la convicción total de que mi conducta en todo momento se encontró apegada a derecho.

Posteriormente, se señaló audiencia para que el Juzgado Penal resolviera lo correspondiente, sin notificarse de dicho acto ni a mis abogados ni a mi persona, resultando que, por circunstancias extrañas que están siendo investigadas, únicamente se conoció y dictó sobreseimiento definitivo por falsedad ideológica.

La investigación, que el Ministerio Público definió como “fácil” la primera semana, ha sido demorada excesivamente por el órgano acusador, al extremo de que se contabilizan en este momento más de tres años.

Al sobrepasarse el primer año, mis abogados solicitaron al Juzgado Penal que le pusiera término a la investigación, solicitud que fue rechazada precisamente por la existencia de las dos solicitudes de sobreseimiento reseñadas, disponiendo el Juzgado Penal que debía esperar la resolución judicial respectiva.

Así como no fuimos notificados ni mis abogados ni el suscrito de la realización de la audiencia masiva y oral en que se puso en conocimiento del Juzgado Penal la posición del Ministerio Público sobre mi caso, dejándome en completo estado de indefensión, tampoco se notificó a ninguno de nosotros la resolución correspondiente.

PUBLICIDAD

En el momento de hacer la indagación respectiva, se informó a mis abogados de que se había dictado sobreseimiento definitivo por las dos causas, información que se suministró a la Oficina de Prensa del Poder Judicial, la Inspección Judicial y al mismo Consejo Superior del Poder Judicial, razón por la cual se me nombró nuevamente juez, lo que tambien fue dado a conocer a este diario por la Oficina de Prensa (publicación que hizo el 12 de febrero de este año).

Por ello, fue mayúscula la sorpresa cuando, dentro del proceso contencioso administrativo indemnizatorio que llevó a cabo por estos hechos, la representante de la Procuraduría General de la República argumentó que permanecía activa la causa por prevaricato, haciendo luego la pasarela correspondiente ante las oficinas judiciales con el consecuente perjuicio para mi persona y mi familia, como si el daño que se ha causado a mi imagen, reputación, buen nombre, profesión y actividad laboral no fuera suficiente.

Las autoridades respectivas en lo interno del Poder Judicial están tras las verdaderas causas del proceder del Ministerio Público en este caso, y, cuando se determinen los responsables de las irregulares actuaciones, haré valer mis derechos como lo establece la ley.

  • Comparta este artículo
Archivo

Nombramiento de jueces

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota