Archivo

Falleció en su natal Bélgica

Nobel que halló las organelas celulares murió tras eutanasia

Actualizado el 07 de mayo de 2013 a las 12:00 am

Inició estudiando la insulina y, luego, desentrañó estructura interna de las células

No trascendió mal que lo llevó a tomar esa decisión, que es legal en Bélgica

Archivo

Nobel que halló las organelas celulares murió tras eutanasia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

BRUSELAS. AFP y EFE. El bioquímico belga Christian De Duve, Premio Nobel de Fisiología en 1974 , falleció el sábado a los 95 años tras pedir su eutanasia, informó ayer la prensa.

Se conoce como eutanasia la acción o inacción tomada para evitar el sufrimiento de personas próximas a su muerte, acelerándola ya sea a sabiendas de la persona o sin su aprobación.

Algunos la definen también como el hecho de morir sin experimentar dolor.

Bélgica es de los pocos países en el mundo donde la práctica de la eutanasia –bajo ciertas condiciones– está permitida.

“Cuando yo desaparezca, desapareceré: no quedará nada”, confió el mismo De Duve al periódico Le Soir el pasado 8 de abril.

“Nos dejó en medio de una gran placidez, rechazó tomar calmantes antes de la decisiva inyección, dijo su hija Françoise a ese mismo periódico.

Y agregó: “Él partió tras decir adiós a cada uno de nosotros y hasta nos sonrió”.

El diario Le Soir señala que, según fuentes familiares, De Duve eligió la eutanasia para morir, tras ver deteriorarse de una manera importante su salud en los últimos meses.

Sin embargo, no se detalla cuál era el padecimiento que hizo al científico tomar esa decisión.

Amante de la ciencia. El bioquímico Christian De Duve nació en Reino Unido en 1917, en el seno de una familia de la nobleza católica de Amberes.

Bélgica es el país en el que De Duve desarrolló la mayor parte de su carrera profesional como investigador en Lovaina, aunque también trabajó en Estados Unidos en los laboratorios de la Fundación Rockefeller, en Nueva York.

El científico comenzó sus estudios en torno a la insulina, tras lo que se centró en la bioquímica y, en particular, en desentrañar los secretos de las células.

Fue premiado con el Nobel en 1974, gracias a sus descubrimientos acerca de la estructura y funciones de los diferentes orgánulos en el interior de las células.

Ese galardón fue compartido con los científicos Albert Claude (también belga) y George Emil Palade (rumano-estadounidense).

Ante su fallecimiento, el primer ministro belga, Elio di Rupo, rindió homenaje diciendo que él fue “un científico excepcional, cuyo trabajo significó grandes avances para la medicina y a un hombre comprometido, que estaba ansioso por contribuir con el progreso humano”.

PUBLICIDAD

El experto publicó varios libros: A Guided Tour of the Living Cell (1984); Blueprint For a Cell: The Nature and Origin of Life. (1991), Vital Dust: Life As a Cosmic Imperative (1996) y Life Evolving: Molecules, Mind, and Meaning (2002).

Completan la lista de textos Singularities: Landmarks on the Pathways of Life (2005), Genetics of Original Sin: The Impact of Natural Selection on the Future of Humanity (2010) y su autobiografía titulada Seven Lives in One , en la que advirtió de que la humanidad se dirige hacia la catástrofe a fuerza de cultivar el egoísmo.

  • Comparta este artículo
Archivo

Nobel que halló las organelas celulares murió tras eutanasia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota