Archivo

Hidalgo, Morelos, Juárez

Monumentos dedicados a héroes mexicanos embellecen la ciudad de San José

Actualizado el 19 de septiembre de 2010 a las 12:00 am

Hidalgo y Morelos Monumentos dedicados a dos héroes mexicanos embellecen la ciudad de San José

Archivo

Monumentos dedicados a héroes mexicanos embellecen la ciudad de San José

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En San José hay un monumento que podría contarnos una singular historia pues el metal de su leyenda (“México a Costa Rica”) surgió de los restos de un avión caído. Quiso la casualidad que esta aeronave fuese mexicana y tuviera por nombre Morelos: el apellido del héroe que –en efigie– se levanta en el parque principal del barrio México, en San José.

Lo que no es casual es la amistad de Costa Rica con México, que se ve –y se palpa– en cuatro monumentos que nos aguardan en la capital.

Ugual que muchas otras ciudades, San José exhibe conjuntos escultóricos elaborados como parte de la memoria nacional. Estas obras representan a personas y símbolos destacados en el proceso de constituir una nación.

Sin embargo, al lado de las estatuas de los héroes costarricenses se erigen monumentos dedicados a próceres de otros pueblos. Su presencia invita a conocer la vida de personajes foráneos, pero también son ejemplos del arte escultórico, que agrega belleza a San José.

El jueves 16, México ha conmemorado el bicentenario del inicio de su independencia. Esto nos invita a recordar que, en San José, dos monumentos históricos inmortalizan a patricios que lucharon para lograr la emancipación del imperio español, consumada en 1821 –el mismo año de la independencia de Costa Rica–.

Morelos. El monumento más antiguo se encuentra en el barrio México y se dedica al cura José María Morelos y Pavón, continuador de la lucha iniciada por el sacerdote Miguel Hidalgo y Costilla. El busto de Morelos es obra del escultor Fidias Elizondo y lo donó el gobierno mexicano que encabezaba el presidente Manuel Ávila Camacho. La obra se inauguró el 20 de noviembre de 1941.

La donación surgió a partir de una generosa iniciativa de la Municipalidad de San José, cuyo acuerdo del 7 de febrero de 1941 impuso el nombre de Morelos a la plazoleta del barrio México que está “comprendida entre las calles 12ª y 14ª y la avenida 9ª”.

La base del busto fue construida por el arquitecto costarricense Augusto Morales y Sánchez, quien, según sus palabras, se inspiró en el sitio arqueológico mexicano de Xochicalco.

Esa base, de forma piramidal, está cubierta de placas de piedra por sus cuatro costados, decoradas artísticamente para representar a deidades prehispánicas, como Quetzalcóatl (tolteca) y Venus Quetzalcóatl (olmeca). También se reproducen figuras de la serpiente emplumada y de un sacerdote que se encuentran en la pirámide de Xochicalco.

PUBLICIDAD

De acuerdo con Morales, en cada uno de los lados de las placas se representa el símbolo de los Cuatro Fuegos Nuevos, que, para las culturas indígenas, significaban el proceso de renovación permanente. De igual modo, continúa el arquitecto, “en la parte superior del monumento figuran dos ‘atlantes’, figuras que aparecen lo mismo entre los aztecas que entre los mayas”.

No fueron ellos los únicos simbolismos vinculados con México en el monumento a Morelos. Las letras de “México a Costa Rica” se fabricaron con el aluminio de un avión mexicano que se había accidentado en Costa Rica y que –como dijimos– por coincidencia tenía el nombre de Morelos.

La ceremonia de inauguración de ese monumento fue solemne. En ella estuvieron el entonces ministro de Relaciones Exteriores, Alberto Echandi, quien poco después acompañaría al presidente Rafael Ángel Calderón Guardia a una visita oficial a México, y el presidente municipal de San José, Rafael Ángel Grillo.

La Legación mexicana –todavía sin rango de Embajada– estuvo dirigida por Romeo Ortega, funcionario que ordenó la publicación de un folleto conmemorativo de tan memorable acontecimiento. En este folleto constan las palabras del arquitecto Morales.

Hidalgo. El segundo monumento dedicado a un héroe independentista mexicano se ubica en la esquina nordeste del parque Nacional: es un busto de Miguel Hidalgo elaborado por el artista mexicano Juan Fernando Olaguibel.

El busto se instaló sobre una base oval diseñada por el ingeniero costarricense Rafael Sotela, egresado de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México. El monumento tiene una placa alusiva a la amistad que existe entre los dos países.

Se lo inauguró durante la visita de Estado a Costa Rica del presidente de México, Gustavo Díaz Ordaz, el 18 y el 19 de enero de 1966. Fue la primera vez en la que un mandatario mexicano realizaba una visita de esta naturaleza por Centroamérica.

Díaz Ordaz aprovechó su viaje para visitar el Hospital México, en construcción en ese momento, diseñado por especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social. El Gobierno de Costa Rica dio una alta importancia a esta visita y decidió que el busto del padre de la patria mexicana estuviera en un lugar destacado del parque Nacional.

PUBLICIDAD

Al igual que la ceremonia dedicada a Morelos un cuarto de siglo antes, el homenaje a Hidalgo fue uno de los actos más protocolarios de la estancia del presidente Díaz Ordaz. Junto a él se encontraban el presidente de Costa Rica, Francisco J. Orlich; el secretario de Relaciones Exteriores mexicano, Antonio Carrillo Flores, y el ministro de Relaciones Exteriores costarricense, Mario Gómez, entre otras personalidades, además de un grupo de alumnos de la Escuela República de México.

Calificado por especialistas como uno de los más bellos monumentos de San José, el de Hidalgo contempla entonces, desde hace 44 años, el paso diario de miles de josefinos. Muchos de estos aprenden así a quién está dedicado ese monumento, y quizá se digan las mismas palabras que –según reportaron los diarios– se pronunciaron en su inauguración: “soberbio” y “grandioso”.

No son estos los únicos monumentos que dan cuenta de la historia mexicana en Costa Rica pues existen al menos dos más, dedicados a Benito Juárez, benemérito de las Américas y discípulo de ilustre costarricense Florencio del Castillo.

En todo caso, los monumentos ofrecidos a Hidalgo y Morelos son los que, en su silencio, “hablan” a los habitantes de Costa Rica de una lucha que llevó al surgimiento del México independiente, iniciada hace doscientos años.

Como dato curioso, puede mencionarse que en México también se cruzan las historias. En Ciudad Juárez existe una monumental –valga el juego de palabras– estatua de Miguel Hidalgo, ubicada en el cruce de la calle Tepeyac con la avenida Costa Rica.

EL AUTOR ES JEFE DE CANCILLERÍA DE LA EMBAJADA DE MÉXICO EN COSTA RICA.

  • Comparta este artículo
Archivo

Monumentos dedicados a héroes mexicanos embellecen la ciudad de San José

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota