Archivo

La Ministra y el murciélago

Actualizado el 03 de marzo de 2011 a las 12:00 am

Vea toda la información de WikiLeaks aquí

Archivo

La Ministra y el murciélago

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En noviembre de 2005, la ministra de Salud, Rocío Sáenz, amenazó con cerrar la Asamblea Legislativa por sus condiciones insalubres. En aquella época, de hipersensibilidad política, todo tenía que ver con el TLC y así lo registró un cable del 11 de noviembre. “El presidente de la Asamblea (Gerardo González) reaccionó acusando al Ejecutivo de tratar de retrasar el debate sobre el TLC”.

La nota expone que Sáenz es conocida por ser “escéptica del TLC”. No obstante, la propia Embajada constató cómo era el edificio del Congreso. “Funcionarios de la Embajada que frecuentemente visitan la Asamblea pueden atestiguar la verdad de los hallazgos de la Ministra (...) Un funcionario visitó a un diputado, cuando estaba ingresando señaló un murciélago vivo frente a la entrada. El diputado pateó el murciélago hacia un lado y la reunión empezó”. Aun así, el cable no descarta que el asunto tuviera hierro político. “No podemos culpar a González por ser tan suspicaz”.

‘Purga completa’

La Embajada, que le seguía el pulso a los cambios en el Gabinete, transmitió un cable el 4 de agosto de 2005 para reportar la salida de Amparo Pacheco, viceministra de Comercio Exterior. “Ella defendía fuertemente la veloz ratificación del TLC, en varias formas (...) Era una parte integral de la iniciativa del Comex para educar a los costarricenses sobre el acuerdo”.

La nota diplomática cita artículos de El Financiero y La Nación , en los que se reporta su salida como un despido, “por las profundas diferencias entre ella y el ministro (Manuel González) sobre cómo proceder con el Tratado”.

El cable continúa con un subtítulo que dice “La purga está completa”, y recuerda la salida de otros jerarcas por rechazo a la forma en que Abel Pacheco llevaba el tema. “Opositores del TLC ven la salida de Amparo Pacheco como un evento favorable. Con su salida, el único defensor del TLC consistente y efectivo en la Administración Pacheco es el embajador (en Estados Unidos) Dueñas”.

Ruta alterna

En julio de 2005 era enorme la presión para que Abel Pacheco enviara el Tratado al Congreso. Como el mandatario no lo hacía, el grupo que apoyaba el TLC empezó a buscar métodos alternativos, según recoge un cable diplomático del 29 de ese mes. “Gerardo González, el presidente de la Asamblea Legislativa (PUSC), cree que el asunto es tan importante que está explorando las reglas de la Asamblea para determinar si es posible que un diputado envíe el TLC a la Asamblea si Pacheco no lo hace. González planteó que si está permitido, él presentará el Tratado en setiembre”. Sin embargo, la Embajada investigó por su cuenta y se dio cuenta de que era muy difícil pasarle por encima al mandatario. “Nota (dice el cable): La mayoría de los observadores políticos y expertos legales coinciden en que solo el Presidente puede presentar el Tratado para ratificación”.

PUBLICIDAD

Pacheco finalmente envió el TLC a Cuesta de Moras en octubre, 14 meses después de firmado.

¿Era el corazón?

La primera baja del cuatrienio 2006-2010 fue el presidente del ICE, Jorge Gutiérrez. Solo habían pasado cuatro meses desde que Óscar Arias asumió; la versión oficial fue que Gutiérrez tenía problemas de salud. Un cable de la Embajada, del 12 de setiembre de 2006, expone otra tesis: “Aunque la renuncia se atribuyó a un problema cardiaco, se ha rumorado desde hace algún tiempo que el presidente Arias no estaba complacido con la actitud de Gutiérrez hacia el TLC, que no era todo lo entusiasta que esperaba”. La nota agrega que el ministro de Comercio Exterior, Marco Vinicio Ruiz, llamó a la Embajada para anunciar el nombre del sustituto (Pedro Pablo Quirós) y de paso ofrecer algunas referencias tranquilizadoras. “Ruiz dijo que la tensión sobre Gutiérrez había sido enorme y que sencillamente no estaba a la altura del reto. Hizo notar que el presidente designado, Quirós, había trabajado para AT & T en EE. UU. y ‘está totalmente convencido del TLC.’”.

TLC y elecciones

De acuerdo con un cable del 11 de julio de 2008, la Cámara Costarricense-Americana de Comercio (AmCham) hizo una lectura extendida sobre el panorama político que enfrentaba el país cuando el TLC todavía no estaba ratificado: si los grupos opositores lograban bloquear el Tratado, podían tomar impulso para ganar las elecciones del 2010 con el Partido Acción Ciudadana.

La nota reproduce detalles de una cita del 25 de junio en Costa Rica. El asistente de Comercio Exterior de EE. UU. para las Américas, Everett Eissenstat, se reunió con miembros del Gobierno costarricense, diputados a favor del TLC y representantes de la empresa privada. Entre estos estaba Michael Borg, presidente de AmCham. El cable reproduce una reflexión de este último. “Con alguna hipérbole (exageración), Borg predijo que una oposición vigorizada podría ser no solo capaz de bloquear el TLC, sino tal vez de asegurar la elección de Ottón Solís como presidente en el 2010”.

Merino, ‘a raya’

A lo largo de 2008 el bloque a favor del TLC (Gobierno y coalición de 38 diputados) corrió para tener a tiempo las leyes complementarias del Tratado, requisito indispensable para que Estados Unidos certificara la entrada de Costa Rica al acuerdo. No era sencillo: algunos legisladores del bloque amenazaban con salirse del canasto y los opositores bombardeaban los proyectos con mociones y alegatos.

PUBLICIDAD

José Merino era uno de los más beligerantes. Sin embargo, en un cable del 31 de julio el jefe de fracción del PLN, Óscar Núñez, le aseguró al funcionario estadounidense Everett Eissenstat que el congresista del Frente Amplio no daría mucha pelea en los proyectos restantes. “Núñez agrega que hasta el feroz opositor del TLC y astuto en tácticas legislativas José Merino ofreció presentar solo algunas mociones a las leyes pendientes, ‘solo para lucirse”. Consultado ayer sobre el cable, Merino dijo: “Vayan y vean todas las mociones que yo presenté”.

  • Comparta este artículo
Archivo

La Ministra y el murciélago

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota