Archivo

Mercantilizar la salud

Actualizado el 27 de agosto de 2012 a las 12:00 am

No puede permitirse que la privatización de los servicios de salud sea la gran opción

Archivo

Mercantilizar la salud

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La situación económica de la CCSS es crítica, como profusamente se ha discutido. Sin embargo, es difícil tener la comprensión completa de este problema, dado que es difícil contar con toda la información para valorar su verdadera magnitud.

Lo que se ha puesto en evidencia es la condición de alto riesgo de las finanzas institucionales, la mala gestión y los intereses que están detrás del debilitamiento de la seguridad social.

Un reciente editorial del periódico español El País , analiza la situación de su sistema de salud, y aunque no tiene la trayectoria del nuestro, se evidencia que enfrenta amenazas similares.

En la década de los 80, el sistema de salud español sentó las bases de un Sistema Nacional de Salud, que garantizó una mayor cobertura y mejor calidad en los servicios. En esos mismos años ese sistema de salud se volvió de interés para grupos empresariales, empresas farmacéuticas, de seguros, de tecnología y hospitalarias, ya no con el afán de fortalecer y perfeccionarlo, sino para mercantilizar la sanidad. La explicación de este fenómeno, para el editorialista está en que en una época “de estancamiento capitalista y de reducción de beneficios, la atención sanitaria era un lugar ideal para hacer negocios”.

Lo anterior se corrobora cuando en 1987 y 1993 dos relevantes informes del Banco Mundial, plantearon a España la necesidad de “adoptar criterios mercantilistas, desintitucionalizar la atención sanitaria y otorgar un mayor papel a las aseguradoras y prestadores privados de servicios”. En este sentido agrega el editorialista, no hay que “olvidar que los sistemas sanitarios público y privado son como vasos comunicantes, para que el privado tenga posibilidades de lucro primero hay que desprestigiar, debilitar o parasitar al público”.

Misma argumentación.

Los argumentos esgrimidos para este proceso privatizador en España, son los mismos que se arguyen en nuestro país: el sector público es insostenible y burocrático, el sistema privado es más eficiente que el público, la salud pertenece al ámbito personal, los usuarios son los responsables de abusar de los servicios de salud.

Sin embargo, lo contrario es lo evidente y Costa Rica lo venía demostrando, que un sistema nacional público como el nuestro, accesible y con organización y gestión pública y con una elevada cantidad de prestaciones, ofrece resultados globales mucho mejores que otros sistemas, incluso en medio de una crisis como la actual.

PUBLICIDAD

El resultado en España de este proceso ha sido “reducir progresivamente la capacidad asistencial de los centros públicos, cerrando camas, consultas y quirófanos hospitalarios y alargando las listas de espera”, y entre sus resultados finales se prevé “que, si las clases medias dejan el sistema público, este se debilitará y convertirá en un sistema de y para los pobres”.

La situación del sistema salud español y los retos que enfrenta nos obliga a concluir lo que es evidente que se está respondiendo a un modelo económico donde prima la mercantilización por encima de la fraternidad. Las relaciones humanas reducidas a un simple intercambio económico. Todo es un potencial negocio, hasta el dolor humano.

El editorialista del periódico El País concluye diciendo que el modelo actualmente promovido “significa un ‘avanzar’ hacia una sanidad mercantilista, injusta, que rompe el concepto de ciudadanía y solidaridad social, que abre paso al clasismo, la desigualdad y es el fin del derecho universal a la sanidad y la salud”.

¿No ha sido Costa Rica, y particularmente nuestro ejemplar sistema universal de salud, la respuesta a las preocupaciones del editorialista español?

Si bien es válido y representa una alternativa la actividad privada en salud, lo que no puede permitirse es que esta llegue a convertirse en la gran opción, como consecuencia del debilitamiento de una conquista como es nuestro sistema universal de salud.

Defender a la CCSS, erradicando la corrupción, la impunidad y a los mercaderes que pretenden debilitarla y que están enquistados en su estructura, el Gobierno y el sector privado, debe ser la lucha de todo un país que ha conocido y vivido con esta institución emblemática, que forma parte de nuestra idiosincrasia.

  • Comparta este artículo
Archivo

Mercantilizar la salud

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota