Archivo

Mentes desechables

Actualizado el 05 de mayo de 2013 a las 12:00 am

Archivo

Mentes desechables

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Mentes desechables - 1
ampliar
Mentes desechables - 1

La semana pasada, Teleguía nos advertía de la llegada de un elemento más a la larga lista de basura que va creciendo al ritmo del calentamiento global y que muestra una de las facetas más desechables de la sociedad contemporánea y un fenómeno que se ha propagado como el virus de la gripe, pero que a diferencia de este, la vacuna no existe y su cura se muestra bastante difusa.

El ejemplo de la plasticidad de nuestra sociedad viene de la mano del infame A mover el Bam Bam , con la interpretación de un producto de tantos que los medios televisivos han hormado, Melissa Mora. Tal y como lo sugiere el artículo en mención, y la experiencia lo confirma cada vez más, la propiedad y el derecho para hacer tan voluminoso desaguisado visual y musical deviene de haber pasado por la única prueba existente para cualquier hijo del vecino, haber topado de frente con un micrófono; Listo, es la única prueba de aptitud. Si la vida le mostró en los desechables canales nacionales una oportunidad de decir (casi nunca después de pensar) entonces ya se puede formar una carrera esparciendo decadencia en los cerebros de la juventud costarricense.

Nada mejor que mostrarles a los impresionables jóvenes que piscinas, autos irreales en nuestro medio y degradantes letras es el nirvana de la existencia como forma de hacer algún dinero invirtiendo poco en producciones mediocres y claro, de paso aludir a que la mujer es tal simplemente si mueve todo aquello que pueda al ritmo de una de las más calamitosas plagas de la era musical de bolsillo, el reguetón.

Excelente manera de malear jóvenes mentes y alejarlos de la realidad en la que se encuentran inmersos. Este tal Bam Bam es solo un ejemplo de las tantas realizaciones que contribuyen a la degradación de la sociedad y la formación de ciudadanos con ideas retorcidas que llegan a minar su desarrollo ya que la reproducción de vulgares estereotipos, a muchos de los jóvenes, les da su interpretación de lo que es normal. Así que a seguir bailando, que este relajo está comenzando.

PUBLICIDAD

José Rodríguez. Céd. 1-1094-0851

  • Comparta este artículo
Archivo

Mentes desechables

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota